sábado, febrero 24, 2024
Modelos

Retos y reflexiones a futuro del papel de la mujer en la diplomacia

Redacción el Mundo.– (Daniella Carmona, Mariana Astengo y Paulina García)*

Regina recuerda con cariño su primera participación en un Modelo de las Naciones Unidas. Tenía 15 años en aquél entonces y como todavía se encontraba en la secundaria, y solo estudiantes de preparatoria podían postularse como delegados es que, decidida a no perderse la oportunidad inició su larga trayectoria como muner siendo paje. 

Poco tiempo después ya se encontraba participando como delegada; fue la inmersión en los debates y su compromiso por ser partícipe de la verdad que tomó la decisión de estudiar la carrera que hoy tanto le apasiona, Derecho. 

Fue durante su trayectoría en los modelos que aprendió a perder el miedo, a alzar la voz, hacer valer sus opiniones propias y a tener un rol activo como ciudadana. 

Preguntando a Regina sobre los retos que una mujer con una carrera diplomáitca se enfrenta en la actualidad, la muner reconoce que los obstáculos más grandes son aquellos de pensamiento, cuando una se encuentra en medio del deber ser y el ser. 

Dar un paso hacia adelante como comunidad y repensar el papel que la mujer puede tener en la sociedad. Ella reconoce que existe un gran trabajo por detrás por lograr este cambio a profundidad, pero sabe que el día que se cambió sea una realidad tangible, entonces todas las mujeres en el mundo tendrán la oportunidad que ella tiene hoy en día de expresando lo que sienten, piensan y ven a futuro. 

Las palabras de uno de sus profesores favoritos de la facultad, Alejandro Salcedo han dejado a Regina con una marca permanente en su forma de ser. “Eres una niña muy intensa”, le dijo, “pero necesitamos más mujeres como tú para cambiar este mundo”. 

Con valentía y motivación no tiene miedo a lanzarse a lo desconocido; todas las acciones que tomemos, hay que tener la esperanza de que tendrán una trascendencia el día de mañana – comenta Regina. 

Yo escucho mucho de mis compañeros decir “ahora hay muchas mujeres abogadas” , o “ahora hay muchas mujeres que les interesa la diplomacia” – dice, pero la verdad es que siempre lo hemos estado, pero es hasta hace poco que se nos ha dado la oportunidad de incursionar en esas esferas. El ahora siempre fue ahora. La mujer, al menos en México no tiene ni 100 años que pudo votar. “Pero todo es un proceso de la humanidad, ha habido mucho avances en 100 años y estoy segura que en los próximos habrá más.” Lo que debemos seguir haciendo, explica Regina, es exigir nuestro lugar en la sociedad.

Para esta apasionada del derecho internacional hablar de sus sueños significa hablar de metas en concreto. Primero, quiere convertirse en árbitro internacional; segundo, tener voz y capacidad para poder contribuir fundamentalmente a la Organización de las Naciones Unidas. Por último, no por ello menos importante, le encantaría poder dedicarse en un futuro más lejano a compartir sus conocimientos a las próximas generaciones. 

*Regina Osuna cursa actualmente su tercer año de la carrera de Derecho en la Universidad Panamericana, Campus Aguascalientes. Dentro del 75Yamun se desempeñó destacadamente como la Representante de la Delegación de los Estados Unidos Mexicanos para la Conferencia de San Francisco a nivel superior. 

*Integrantes del Cuerpo de Prensa para efectos de este Modelo de Naciones Unidas.