martes, julio 16, 2024
Cuba

La Igualdad de Género es nuestra causa todos los días

Interviene Coordinador Residente de ONU Cuba, Francisco Pichón, en Primer Taller parlamentario por la Igualdad de Género.

I Taller parlamentario por la Igualdad de Género

4 de julio de 2024

Estimadas diputadas Teresa Amarelle Boué, Secretaria General de la Federación de Mujeres Cubanas; y Arelys Santana Bello, Presidenta de la Comisión Permanente de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer.

Parlamentarias y parlamentarios:

  • Es un tremendo placer para mí en lo personal, y para el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba, acompañarlos en este primer taller parlamentario por la Igualdad de género. La causa de la Igualdad de Género es nuestra causa todos los días, más allá de fechas conmemorativas y de los 16 días de activismo contra la violencia de género que celebramos  cada final de año.
  • Para ONU Cuba, este es un tema transversal, en el que acompañamos al país de manera sistémica y multidimensional.  Es nuestra prioridad apoyar el empoderamiento económico de las mujeres, el acceso al empleo, a la toma de decisiones, a roles de liderazgo en cooperativas, emprendimientos y otras iniciativas.
  • Apoyamos activamente políticas públicas que protejan los derechos de las mujeres en todos los ámbitos: lo mismo en el plano familiar, que laboral, que comunitario. Contribuimos a desmontar estereotipos de género, a través de campañas y otras acciones que alcanzan a decenas de miles de personas, y pretenden convertirse en un instrumento de abogacía participativo, con el involucramiento de hombres y mujeres, adolescentes y jóvenes,  niñas y niños, y todo el que reconozca en la sociedad del presente y del futuro  el activismo, el protagonismo y la incidencia decisiva de las mujeres.
  • Quiero agradecer a la Comisión de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer, sus esfuerzos y dedicación para el camino que estamos abriendo hoy, que cuenta también con los aportes de ONU Mujeres, UNFPA, UNICEF y la Oficina del Coordinador Residente. Agradezco especialmente a la Federación de Mujeres Cubanas el diálogo permanente con nuestras Agencias, Fondos y Programas. Hemos podido avanzar conjuntamente con rapidez en varias prioridades de género gracias a la transparencia, la confianza y el espíritu fraterno de ese diálogo.
  • La participación y el liderazgo de las mujeres en la política y la vida pública en igualdad son fundamentales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible antes de 2030. Sin embargo, datos de ONU Mujeres muestran que la representación de las mujeres es insuficiente en todos los niveles de toma de decisiones del mundo.
  • El 1 de enero de 2023, sólo 36 países estaban presididos por una Jefa de Estado o de Gobierno y las mujeres representaban apenas 22,8% de quienes dirigen ministerios. Las cinco carteras más ocupadas por ministras son Mujer e igualdad de género, Familia e infancia, Inclusión social y desarrollo, Protección social y seguridad social, y Asuntos indígenas y minorías, áreas vinculadas a la tradicional división sexual del trabajo y a lo que, desde los estereotipos de género, la sociedad espera de las mujeres. Al ritmo actual, la igualdad de género en las más altas esferas de decisión no se logrará por otros 130 años.
  • En la actualidad, únicamente 26,5 por ciento de los escaños parlamentarios nacionales están ocupados por mujeres. En 22 Estados las mujeres ocupan menos del 10 por ciento de los escaños. Con el nivel de avance actual, la paridad de género en los cuerpos legislativos nacionales no se logrará antes de 2063.
  • Para Naciones Unidas, así como para los movimientos feministas y de mujeres a nivel mundial, es vital garantizar la paridad de género a nivel parlamentario, pero más allá de la representatividad surge cada vez más la urgencia de que la presencia de mujeres parlamentarias se acompañe de una verdadera conciencia de género.
  • Una conciencia de género, que debería calar también en todos los hombres (y sobre todo en aquellos que estamos en posiciones de toma de decisión). Necesitamos comprender a cabalidad que hay diferencias socialmente determinadas entre mujeres y hombres, basadas en un comportamiento aprendido y en un recorrido histórico y cultural que nos colocan en puntos de partida diferentes. Estas diferencias se expresan en todos los ámbitos de la vida, afectan la capacidad de las mujeres de acceder y controlar recursos, además de colocarlas en situaciones de inequidad, discriminación y violencias.
  • Cuba exhibe, a nivel mundial, una alta proporción de mujeres ocupando escaños parlamentarios. La cifra ha crecido considerablemente desde la Cumbre de Beijing de 1995,  y alcanza hoy un 55.74%. Es una muy buena noticia, y un excelente punto de partida para este encuentro. Por delante queda el desafío de seguir convirtiendo ese número en una gran oportunidad: la oportunidad de desatar un movimiento que abra puertas, que movilice conciencias, que sume cada vez más personas, grupos y organizaciones a la lucha por la Igualdad de género. La oportunidad de extender, generalizar y consolidar una mirada de género en los debates, las discusiones y las leyes de la actual legislatura de la Asamblea Nacional.
  • En septiembre de este año, los Estados miembros de las Naciones Unidas celebraremos la Cumbre sobre los ODS para marcar una “nueva etapa de progreso acelerado hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. A menos de diez años de nuestra meta común, ya se conoce que, al ritmo actual, es poco probable que se cumplan para el 2030 los compromisos del ODS 5.
  • En este contexto, este taller es aún más importante. No se trata de un esfuerzo más, se trata de un esfuerzo acelerador, que esperamos fortalezca las capacidades del parlamento cubano para legislar con mirada de género, tenga un efecto irradiador y multiplicador hacia otros espacios, se encadene con nuevas iniciativas, y contribuya a acortar distancias entre la teoría y la práctica de las políticas públicas nacionales concernientes a la Igualdad de Género.
  • Ponemos a disposición del Parlamento y de la FMC, las experiencias de todas las agencias del SNU en Cuba para seguir recorriendo conjuntamente esta ruta. Juntos avanzaremos más rápido, pisaremos más firme, y movilizaremos los esfuerzos necesarios para construir un desarrollo que, solo con igualdad de género, podrá ser verdaderamente un desarrollo sostenible.