Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Consolidación de la paz

La consolidación de la paz comprende una gama de actividades políticas institucionales y de desarrollo a largo plazo abordando las causas de fondo de los conflictos, para evitar que resurjan estos, es decir busca una paz sostenible y duradera.

Para consolidar la paz se realizan las siguientes actividades:

Esfera militar y de seguridad
Desarme
Desmovilización
Reintegración de combatientes
Destrucción de armas


Actividades humanitarias
Repatriación de refugiados
Asistencia a individuos afectados por el conflicto


Medidas políticas
Creación de instituciones y fomento del buen gobierno
Reformas constitucionales
Elecciones


Derechos humanos
Vigilancia de la situación de los derechos humanos
Reforma del poder judicial y de la policía
Investigación de los abusos


Medidas económicas y sociales
Reconstrucción de la infraestructura destruida durante el conflicto
Mitigación de las injusticias sociales y económicas
Creación de condiciones propicias para el buen gobierno
Desarrollo económico

La consolidación de la paz también puede ser preventiva para evitar conflictos probables y estabilizar las regiones o Estados en disputa. Ejemplos de consolidación de la paz preventiva se han dado en Ginea-Bissau y la República Centroafricana, donde se han logrado evitar disputas civiles.

La consolidación de la paz ha tenido una función prominente en las operaciones de paz de las Naciones Unidas, en lugares tales como Camboya, El Salvador, Guatemala, Mozambique, Liberia, Bosnia y Herzegovina, Sierra Leona, Kosovo y Timor Oriental. En algunos casos su labor ha ayudado a integrar a las partes en conflicto en la vida política, a través de su transformación en partidos políticos, tales como Mozambique, El Salvador y Guatemala.

Asimismo, el Secretario General tiene la facultad de nombrar representantes para que coordinen las medidas de consolidación de la paz y dirijan oficinas de apoyo a la consolidación de la paz.

La ONU se ha llegado a encargar de la supervisión de elecciones desde 1989, cuando la ONU supervisó en su totalidad el proceso electoral que logró la independencia de Namibia, ha supervisado elecciones en países como Nicaragua (1990), Haití (1990), Angola (1992), Camboya (1993), El Salvador(1994), Sudáfrica (1994), Mozambique (1994), Eslovenia Oriental (Croacia; 1997) Liberia (1997), República Centroafricana (1998 y 1999). además participó como observador en del referéndum sobre la independencia en Eritrea (1993) y la consulta popular celebrada en Timor Oriental (1999). para ayudar a los Estados a preparar y celebrar elecciones libres e imparciales las Naciones Unidas cuentan con una División de Asistencia Electoral, aunque otras entidades de la Organización participan en esta actividad.

Ver asistencia electoral

Además la ONU colabora con asistencia para el desarrollo a través de muchas de sus entidades como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) laboran directamente en la fase de recuperación posterior a los conflictos, en el ámbito económico y social, así como en algunas actividades humanitarias.