Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Desarrollo agrícola e industrial

Debido al gran énfasis en la búsqueda de la industrialización, la pobreza se ha difundido y agudizado a causa de la falta en la inversión agrícola. A esto es necesario agregar que la mayor parte de la población del planeta sigue viviendo en zonas rurales y sus medios de vida proceden en su mayor parte de la agricultura, ya sea directa o indirectamente.

Por esta razón la Organización de las Naciones Unidas tiene como una de sus tareas reducir este desequilibrio.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) es la encargada de todas las cuestiones relacionadas con la agricultura, la silvicultura, la pesca y el desarrollo rural. Ayuda de manera práctica a los países en desarrollo a través de una gran variedad de proyectos de asistencia técnica. Una de sus prioridades concretas es el fomento del desarrollo rural y la agricultura sostenible, aumentando la producción de alimentos y la seguridad alimentaria junto con la conservación y administración de los recursos naturales.

Por otro lado, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) financia proyectos de desarrollo agrícola que alivian la pobreza rural y mejoran la nutrición en el mundo en desarrollo. Su cercanía con la gente es una de sus principales ventajas para llevar a cabo su labor, permitiéndole identificar las nuevas demandas del sector rural y responder a ellas de manera flexible y oportuna.

El FIDA ofrece financiación directa y moviliza recursos para programas que fomenten, de forma específica, el adelanto económico de la población rural pobre, principalmente a través del mejoramiento de la productividad en las actividades agrícolas.

La mayor parte de los recursos del FIDA se pone a disposición de los países pobres en condiciones sumamente favorables, con un período de amortización de 40 años, incluido un período de gracia de 10 años, y la comisión por concepto de servicios de 0.75 % anual.

El FIDA ha financiado 548 proyectos en 114 países, con inversiones de alrededor de 548 millones de dólares en préstamos y donaciones. La cofinanciación aportada por los países receptores ha ascendido a a 6,900 millones de dólares, mientras que los donantes han aportado 5,800 millones de dólares. Los proyectos de este Fondo han ayudado a más de 250 millones de personas.

Asimismo el desarrollo industrial también ha planteado nuevos retos y oportunidades a los países con economías en transición y en desarrollo. Por lo que la ONUDI (Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial) presta asistencia a estos países para que logren un desarrollo industrial sostenible en un nuevo entorno mundial