Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Terrorismo

En septiembre de 2005 se produjo un hecho transcendental que marcó un hito en la historia de la lucha de las Naciones Unidas contra el terrorismo: en la Cumbre Mundial celebrada en Nueva York, los dirigentes mundiales condenaron inequívocamente el terrorismo "en todas sus formas y manifestaciones, independientemente de quién lo cometa y de dónde y con qué propósitos, puesto que constituye una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacionales".

Los dirigentes mundiales tomaron, asimismo, la determinación de llevar a feliz término la redacción de un proyecto de convenio general sobre el terrorismo internacional que incluyera una definición jurídica de actos terroristas durante el sexagésimo período de sesiones de la Asamblea General. Su concertación sería la culminación de años de negociaciones y deliberaciones sobre diversas propuestas, incluidas las que figuran en el informe del Secretario General Kofi Annan titulado "Un concepto más amplio de la libertad: desarrollo, seguridad y derechos humanos para todos". En ese documento, el Secretario General hizo un llamamiento para que se adoptara con urgencia una definición de terrorismo similar a la contenida en el informe del Grupo de alto nivel sobre las amenazas, los desafíos y el cambio, en el que se especifica que "ningún motivo o agravio puede justificar o legitimar que se ataque o dé muerte deliberadamente a civiles y no combatientes" y que "toda acción cuyo objetivo sea causar la muerte o graves daños físicos a civiles o no combatientes, cuando dicha acción tenga, por su índole o contexto, el propósito de intimidar a la población u obligar a un gobierno o una organización internacional a hacer o no hacer algo, no puede justificarse por ningún motivo y constituye un acto de terrorismo".

Los participantes de la Cumbre también acogieron con beneplácito el discurso del Secretario General en Madrid en marzo de 2005, en el que hizo pública la estrategia de lucha contra el terrorismo de las "cinco D" (disuadir, dificultar, hacer desistir, desarrollar y defender), e indicaron la conveniencia de que la Asamblea General desarrollara esos elementos en una estrategia general de lucha contra el terrorismo.

Todo el sistema de organismos, fondos y programas de las Naciones Unidas colabora tenazmente en la lucha mundial contra el terrorismo, ya sea mediante la lucha contra el terrorismo nuclear y la proliferación de las armas nucleares o la prestación de asistencia técnica a los países para la ratificación y aplicación de los instrumentos jurídicos para combatir el terrorismo.

Sitio oficial del Comité del comité contra el terrorismo del Consejo de Seguridad