Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Juan Pablo O'Farrill, el internacionalista comprometido para el bienestar humanitario

Juan Pablo O'Farrill, Representante de la Oficina de OCHA en México

Foto: CINU México/Antonio Nieto
Juan Pablo O'Farrill (22 de julio de 2016).- Juan Pablo O'Farrill, Representante de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de México, estima tener mucha suerte de hacer algo todos los días para ayudar a la gente.

"Estoy aquí por un pequeño momento de la historia y de este universo y la idea es absorber lo más posible de los aprendizajes de esta vida y al mismo entregarle algo", dice.

"Creo que al haber visto tantas cosas en tantos lugares y situaciones terribles como los desastres me hacen ser una persona que tiene esas ganas de seguir viviendo, aprendiendo constantemente de todos y de poder aportar algo", comenta O'Farrill.

El Asesor de Respuesta y Desastres participó en las actividades de rescate y de ayuda tras el terremoto de Haití en 2010, colaboró con el equipo de ayuda humanitaria en Djibuti, y fue parte del grupo que apoya al gobierno de Ecuador para la reconstrucción de la zona afectada por el sismo del pasado 16 de abril.

El Representante de OCHA en el país cuenta con 10 años dentro del Sistema de las Naciones Unidas. También estuvo varios años en la oficina de México de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), donde colaboró en el área de Desarrollo Social.

"Hice evaluación post-desastres en la metodología de CEPAL, que es un mecanismo que apoya a los gobiernos para ver cuál es el impacto socio-económico y ambiental de estos fenómenos en América Latina y el Caribe", explica.

El terreno en situaciones de desastres, Juan Pablo O'Farrill lo conoce bien. El licenciado en Psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con especialización en post-trauma y recuperación psicosocial ha enfocado su carrera en la respuesta ante desastres.

Foto: Juan Pablo O'Farrill
Haiti. Enero 2010.JPG Ayuda humanitaria

Luego de sus estudios de posgrado en Ciencias Políticas e Historia de las Relaciones Internacionales en Europa, participó en rescates durante varios años y ahora en OCHA trabaja en la respuesta humanitaria y la preparación ante estos fenómenos.

"Mi oficina se dedica en la respuesta a emergencias, pero también en la preparación para hacer que los mecanismos y las personas nacionales e internacionales podamos colaborar de la mejor forma a fin de prepararnos a un eventual desastre", señala.

"También trabajamos para hacer abogacía humanitaria, colaborar con otras agencias, organizaciones civiles y no gubernamentales, así como gobiernos para aumentar la resiliencia ante los desastres", agrega.

OCHA es una agencia dependiente de la Secretaría de la ONU y es responsable de la coordinación de las respuestas a emergencias. Realiza estas funciones a través del Comité Permanente Interagencial, entre cuyos miembros se encuentran las entidades del Sistema de las Naciones Unidas con mayor responsabilidad a la hora de proporcionar ayuda de emergencia, como el PNUD, UNICEF, Programa Mundial de Alimentos y ACNUR.

"Un enfoque coordinado de todo el sistema en la ayuda de socorro es esencial a la hora de proporcionar asistencia rápida y eficiente a los necesitados", indica la ONU sobre las tareas de OCHA.

"Para mí la ONU es una familia que trabaja hacia el mismo objetivo que es hacer de este mundo un mundo mejor, un mundo que puede sobrepasar y encontrar soluciones a los desafíos más apremiantes, que son muchos. Es un momento histórico. Estamos nosotros también en un proceso histórico", argumenta Juan Pablo O'Farrill.

La visión que tiene de las Naciones Unidas es un trabajo en conjunto en diferentes frentes, haciendo diferentes tareas, pero al término "todos estamos buscando que nuestra especie humana esté mejor, que pueda brillar, representar y consolidar lo mejor que tenemos como seres humanos, así como proteger nuestro planeta y hacer que las futuras generaciones tengan un mejor lugar para vivir".

"También se trabaja para encontrar soluciones a lo que en otras generaciones no se pudo hacer", dice.

Foto: Juan Pablo O'Farrill
Ecuador 2016.JPG Al contar sus experiencias laborales, Juan Pablo O'Farrill recuerda a Sara, una niña de nueve años que conoció durante su participación en la respuesta en Ecuador tras el terremoto de abril pasado.

Mientras visitaba un albergue con altas autoridades del gobierno ecuatoriano, Sara tomó su mano y empezó a contarle su situación. Su casa se derrumbó con el sismo y su familia.

"Me dijo que estaba con su mamá y sus hermanos esperando que se construyera otra casa. Me comentó que como yo ella también quería apoyar y ayudar a mejorar las cosas. Al preguntarle cómo lo iba a hacer, contestó que iba a estudiar mucho para que cuando tenga una nueva casa pueda trabajar y tener un buen empleo para ayudar a su mamá y a sus hermanos a salir adelante", cuenta O'Farrill.

"Veo en ella una decisión y un compromiso impresionantes y una pequeñita que sabía dónde estaba y que iba a salir adelante. Fue un gran ejemplo para mí porque me recordó por qué yo estaba ahí. Estamos siempre haciendo las cosas con los mejores esfuerzos, pero experiencias como éstas te ponen en tu lugar y sabes que frente a estos desafíos, ellos son los principales responsables de su recuperación. Las personas afectadas tienen esa fortaleza y esa capacidad de resiliencia que es un ejemplo a seguir", añade.

Foto: Juan Pablo O'Farrill
Djibuti 2014.JPG Escribe cuentos para niños

En sus pocos tiempos libres, el funcionario de la ONU practica las artes marciales, la meditación y disfruta de su familia. Acaba de tener un bebé.

Además, le gusta escribir. Redacta cuentos para niños.

"Con tantas cosas que uno vive y las experiencias que tiene, quiero devolverlas de alguna forma. Escribo cuentos para niños intentando contribuir a que todas estas experiencias sean compartidas. La niñez es esa gran oportunidad que tenemos para realmente cambiar de fondo las cosas. Estos cuentos tienen mensajes de tolerancia, de respeto a la naturaleza, de leyendas y recitos que encuentro en el terreno y que anoto para transformarlos en historias", confiesa.

Juan Pablo O'Farrill asegura que si él logró entrar la ONU, todos pueden ya que considera que las Naciones Unidas es un espacio para todas las personas porque se puede hacer muchas cosas en diferentes disciplinas y en muchas partes del mundo.

"Yo lo hice. A pesar de que uno vive con la frustración de no poder hacer lo suficiente, ahí hay el granito donde uno lo puede hacer. La ONU está ahí para todos, es simplemente una cuestión de tener la información necesaria para saber dónde están las oportunidades, qué se requiere y construir ese proceso", afirma.

A la gente el Representante de OCHA de México le dice de creer en sí mismo, en qué están en esta vida por algo.

"Estamos con este gran momento y esta gran oportunidad de ser nosotros y al mismo tiempo entregar algo de nosotros a este mundo. Mi mensaje es que no crean que no vale la pena hacerlo ni que no son lo suficiente para hacerlo. Todos somos grandes agentes de cambio. Un gesto puede cambiar una vida", insiste.

"Que estén conscientes del poder que tiene una persona para ser un vehículo de cambio, un puente entre cosas buenas. No piense en lo que haya pasado antes o en lo que vaya a pasar después, ahora es el momento y la gente tiene ese gran poder de hacer algo con impacto", concluye.

Vídeo Perfil Juan Pablo O'Farrill