Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Ana Güezmes, la promotora de la igualdad de género

Ana Güezmes, Representante de ONU Mujeres en México

Foto: ONU Mujeres México
Ana Güezmes (21 de junio de 2016).- "Si la ONU no existiera, habría que inventarla", dice de entrada Ana Güezmes, Representante de ONU Mujeres en México.

"La ONU representa esos valores de paz, justicia y desarrollo social a los cuales queremos lograr como humanidad, como mujeres, como hombres, para tener un mundo con desarrollo sostenible, con justicia, con paz, sin discriminación y con un horizonte de igualdad" comenta.

El valor de justicia e igualdad Ana Güezmes lo tiene impregnado en la sangre, ya que desde niña, sus padres - dos maestros de profesión - le inculcaron a ella y sus dos hermanas el modelo de mujer independiente y profesional.

Médica de formación y especialista en salud comunitaria y en cooperación, la española es una luchadora por la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Ha llevado esta misión a muchos lugares, especialmente en América Latina, donde cofundó el programa de estudios de género en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Perú y ha colaborado con más de 14 países en políticas de igualdad.

Cada vez que habla de la igualdad de género y especialmente de su labor en la materia, a Güezmes le brillan los ojos, como una muestra de su pasión por la defensa de las mujeres.
Este compromiso la llevó después a México en 2011 al ser nombrada como representante de la oficina de ONU Mujeres en el país.

Bajo su dirección, ONU Mujeres promueve una gran alianza para involucrar a los tres niveles de gobierno, congresos, el poder judicial y la sociedad civil (En especial las organizaciones de mujeres y de pueblos indígenas), el sector privado y la academia para lograr la plena participación de las mujeres en la política, la economía, la cultura, la ciencia, y en todas las áreas de la sociedad, convocando a las mujeres y a los hombres a sumarte al cambio a través de la campaña He for She.

"Una de las cosas que me ha llamado la atención y que me ha gustado en México fue el lanzamiento de nuestra campaña He for She. Nosotros con ellas, que es un mensaje muy simple que llama a los hombres a unirse a un movimiento solidario por la igualdad de género", cuenta Ana Güezmes.

"Lo que más me gusta es recibir, a través de nuestras redes de Facebook o de Twitter, mensajes de hombres y jóvenes que están diciendo: 'Quiero salir también de este estereotipo machista. Me daña. Quiero hacer las cosas de otra manera'", agrega la maestra en Gerencia y Gobierno en Salud Pública.

Otra anécdota de su experiencia en México ha sido el debate de la paridad en el país. Cuando ya era una iniciativa en el Senado como reforma constitucional, las mujeres de todos los partidos políticos convocaron una conferencia de prensa y salieron todas juntas de la mano y con ONU Mujeres que las acompañó en esa acción a favor de los derechos políticos de las mujeres.

"Dijeron: 'Tenemos diferencias políticas, pero la paridad es desarrollo para México y no nos pueden no reconocer es derecho que nos corresponde por ser la mitad de la población'", recuerda Ana Güezmes. "Me gusta mucho cuando en México veo que hay banderas como la de la paridad o la no violencia que aglutina a fuerzas políticas, a sectores sociales, a partidos políticos, aunque les cueste un poquito pero al final entraron".

En el Sistema de las Naciones Unidas, Ana Güezmes lleva 11 años, de los cuales cinco han sido en México. Fue en el Fondo de Población de la ONU donde inició su carrera como diplomática internacional en 2005.

Sin embargo, desde el Centro de la Mujer Flora Tristán de Perú tuvo un rol activo en las los años 90, cuando se realizaron las grandes negociaciones internacionales muy difíciles que empezaron con la Cumbre de Río, luego con la Conferencia de Viena sobre derechos humanos, seguidas por las conferencias de Población en El Cairo, y de la Mujer en Beijing.

"Fue una década donde muchos de los principios de la ONU se concretaron de alguna manera en grandes conferencias", relata.

Mucha competencia, pero no imposible

Antes de involucrarse en la ONU, Güezmes trabajaba con Médicos Sin Frontera. Estuvo en Mali y Burkina Faso, antes de trasladarse a América Latina, donde trabajó para una ONG. También estuvo varios años en salud pública de España, su país natal, y trabajando con la Agencia Española de Cooperación en Perú.

La ahora representante de ONU Mujeres reconoce que para ella las Naciones Unidas le parecían inalcanzables, aún cuando en Perú, le invitaron a postular por un puesto que dio su inicio en esta carrera.

"Hoy hay más competencia. La juventud está más preparada y habla varios idiomas. Mi mensaje es que sigan intentando, no desesperarse", comenta.

"A veces se tiene la idea de que la ONU es así como una burocracia, como una cosa lejana de la gente. Creo que no. La ONU somos todos y todas y creo que realmente es una buena noticia el que ya en la Agenda 2030 que se ha acordado el año pasado con todos los países y que se haya puesto la igualdad de género y el principio de no discriminación como un punto focal de lo que tenemos que lograr", añade.

Foto: ONU Mujeres México
anaguezmes.jpg Equilibrio entre trabajo y familia

Ana Güezmes se describe como una persona trabajadora, curiosa, perseverante, un poco perfeccionista y orientada a resultados.

"Soy muy perseverante con mi trabajo, lo llevo a mi vida cotidiana, a mi vida familiar, a mi vida laboral. A veces soy un poco perfeccionista, me gusta que las cosas que hacemos en ONU Mujeres estén bien hechas y me gusta que todo el mundo entienda", explica.

Su perseverancia también lo describe al comentar que no quiere creer que la igualdad de género demorará 80 años para lograrse, según los cálculos de la propia ONU Mujeres.
"Quiero que lo logremos en 20 años o en 10 años", declara, aunque confiesa que falta mucho por hacer para lograrlo.

Si bien la igualdad de género es algo que se le fue enseñado desde niña y que ella, al ser madre de dos varones, lucha por hacer cambiar la mentalidad y el machismo, Ana Güezmes reconoce que esta tarea no lo ha logrado por completo todavía.

"Como mamá tenía muy en positivo el modelo de mujer, una mujer independiente, pero no tenía tan en positivo el modelo de hombre. Sí sabía qué cosas no me gustan de los hombres. Es todo un recorrido y creo que la paridad y el cuidado como bien público es la agenda más transformadora desde la perspectiva de igualdad para este milenio. Nos daña a muchos millones de mujeres en el mundo que no podemos tener un balance", dice.

"Llevo tantos años intentándolo. Tengo que decir que todavía no lo he logrado este balance y el sentirme cómoda y creo que también se trata del tiempo. Es una sociedad que mira mucho a los ingresos y que el futuro está en mirar el tiempo como un indicador de bienestar. Aquellas sociedades en donde la gente tiene más tiempo para desarrollarse en lo personal y familiarmente, pues obviamente son mucho más avanzadas", confiesa.

Balance

Señala que ella forma parte de una generación de mujeres que entró masivamente a la educación y al trabajo remunerado, pero no ocurrió lo mismo en las casas.

"En América Latina, tenemos 16 países con encuestas y las mujeres gastan entre dos y tres veces más tiempo que los hombres en el trabajo doméstico y de cuidados sin pago", indica.

"Ese balance entre vida familiar, vida laboral y los hobbies todavía no lo hemos logrado como sociedad. Es una sociedad que todavía no ha puesto el cuidado en el centro, entonces somos mujeres profesionales que vivimos con una doble o triple carga de trabajo porque queremos ser buenas profesionales, pero a la vez tenemos mucha presión para ser mamás o para ser parejas y a la vez tenemos interés y queremos estudiar, salir, hacer deporte y la sociedad todavía no responde a ese paradigma de mujer que somos hoy en día", lamenta.

En sus pocos tiempos libres, Ana Güezmes disfruta viajar y hacer yoga, pero lo que más le apasiona es la poesía, la cual le permite desconectarse un rato del trabajo. "Es como una desintoxicación mental", asegura.

"Me gusta mucho el teatro, el cine, pasear a mi perro, conversar con mis hijos, pero tengo poco tiempo libre y ese es el problema de muchas mujeres de mi generación" reitera.

¿Qué mensaje le quiere dar a la gente?, se le pregunta a la representante de ONU Mujeres.

"En ONU Mujeres decimos que vamos por un Planeta 50-50. Si somos la mitad del mundo, necesitamos estar en la mitad de la toma de decisiones y lograr una participación en la ciencia, en la economía, en la política, en los medios, en las artes. Invito a todos y a todas a dar ese paso para que este cambio que ya está ocurriendo sea mucho más rápido y podamos ver un México 50-50 juntos y juntas", concluye.

Video del perfil de Ana Güezmes