Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

UNICEF enfrenta el hambre en Malawi, se embarca en un análisis poblacional de desnutrición en el país

438240.jpg (15 de diciembre de 2015).- Mientras Malawi lucha para hacer frente a la sequía y el primer déficit de maíz en una década, UNICEF lleva a cabo un análisis poblacional de la desnutrición en niños menores de cinco años a través de 25 distritos - el 90 por ciento del país. La respuesta viene, como se reportó, de las comunidades y pueblos, indicando una creciente escasez de alimentos y el problema del hambre en el país.

"Queremos asegurarnos de que todos los niños que sufren de malnutrición tengan acceso a tratamientos que salvan vidas", dijo Mahimbo Mdoe, Representante de UNICEF. "Aunque las cifras oficiales dicen que los casos de desnutrición no están aumentando, sabemos por experiencia que esto no puede ser toda la historia. Familias desesperadas y hambrientos pueden no tener los medios o recursos para llevar a los niños enfermos para ser evaluados. Este análisis poblacional, llevará los servicios a ellos, para garantizar que ningún niño se quede fuera".

El análisis poblacional se produce después de la reciente Evaluación de la vulnerabilidad, la cual reveló que 2.8 millones de personas en Malawi están en necesidad de ayuda alimentaria urgente. Preocupaciones de UNICEF vienen ya que el país se enfrenta a una combinación de desafíos, incluyendo la escasez de alimentos, los patrones climáticos de El Niño, la recuperación de las inundaciones, una economía estancada y una prolongada sequía.

"Incluso si las lluvias son suficientes en esta temporada de crecimiento, las familias todavía tendrán que esperar hasta marzo o abril, antes de cosechan los primeros cultivos. Es decir, otros cuatro meses de la inseguridad alimentaria, cuando los niños pequeños están en mayor riesgo de enfermedad o incluso la muerte. Como UNICEF tenemos que asegurarnos de que los niños sean examinados y tratados para la desnutrición severa o moderada", dijo Mdoe.

En la actualidad, el análisis de desnutrición y el programa de tratamiento en Malawi está disponible en más de 90% de los distritos, pero sólo el 50 por ciento del número esperado de niños están siendo vistos y tratados. El análisis poblacional para niños desnutridos es apoyado por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), y es una de las varias actividades de respuesta de emergencia en el país, incluyendo la distribución de raciones de alimentos con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos.

A pesar de la escasez de alimentos, las cifras de desnutrición procedentes de los distritos están mostrando una tendencia estable, con la excepción de la inundación que golpeó distritos de Chikwawa, Phalombe y Nsanje que registraron un aumento de casos en los últimos 3 meses. Tradicionalmente, la "temporada de escasez" alcanza su cúspide en febrero-marzo, estas cifras podrían aumentar considerablemente.

A través de algunas partes de África oriental y meridional, dos temporadas de back-to-back de las bajas o inexistentes precipitaciones, exacerbadas por un fuerte fenómeno meteorológico: El Niño, están poniendo a los niños en riesgo de hambre, falta de agua y las enfermedades.

En Etiopía, más de 10 millones de personas se estiman actualmente que padecen inseguridad alimentaria, con proyecciones que indican que esto podría aumentar a 15 millones en 2016 y que 350,000 niños podrían necesitar tratamiento para la desnutrición aguda severa el próximo año.
En Somalia, alrededor de 855,000 personas se encuentran en fases Crisis y Emergencia de inseguridad alimentaria con casi el 70 por ciento de los afectados Y desplazados por el conflicto dentro de las fronteras del país.

En Zimbabue, se espera que el número de personas con inseguridad alimentaria se triplique para el momento de la temporada de escasez entre enero y marzo de 2016, alcanzando un máximo de 1.5 millones de dólares.

La proyección a nivel nacional en Malawi se lleva a cabo al mismo tiempo que las conversaciones en la COP21 están por terminar en París. Los niños sufren en Malawi y en partes de África oriental y meridional debido a sequías e inundaciones relacionadas con el clima, las cuales deben ponerse a la vanguardia de los debates en las últimas horas de las negociaciones.

Nota emitida por UNICEF.