Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

UNESCO: metodología de evaluación para que los espacios educativos sean seguros ante desastres

Foto cortesía de: UNESCO
31f49e1af6.jpg (1 de abril de 2016).- Las amenazas naturales pueden tener efectos negativos en las vidas de los estudiantes, como también pueden llegar a paralizar los sistemas de educación. La UNESCO, en el marco de la Alianza Global para la Reducción del Riesgo de Desastres y la Resiliencia en el Sector Educativo, está comprometida en proteger la seguridad de las comunidades educativas en el caso de un desastre.

Evaluar las instalaciones educativas para que sean seguras es parte del trabajo de la UNESCO. La Organización ha desarrollado una metodología de evaluación y fortalecimiento de los espacios de aprendizaje ante la posibilidad de enfrentar amenazas naturales de diversa índole. Con el nombre de VISUS, esta acción se realiza en conjunto con el laboratorio SPRINT de la Universidad de Udine (Italia), iniciativa que comenzó a aplicarse en 2014 en El Salvador y que se extendió a Laos e Indonesia.

Las amenazas naturales pueden tener efectos negativos en las vidas de los estudiantes, como también pueden llegar a paralizar los sistemas de educación. La UNESCO, en el marco de la Alianza Global para la Reducción del Riesgo de Desastres y la Resiliencia en el Sector Educativo, trabaja para proteger la seguridad de los estudiantes, los maestros y el personal administrativo en los centros educativos, garantizando la continuidad del sistema educativo en el caso de un desastre.

¿Cómo se aplica la metodología VISUS?

El proyecto piloto de El Salvador tomó forma gracias a la colaboración de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de El Salvador. En dicho proceso, 60 personas fueron capacitadas sobre el uso de esta metodología, incluyendo a profesores, estudiantes universitarios, asociaciones de ingenieros y personal del Ministerio de Educación y fue evaluada la seguridad de 100 centros educativos de dicho país centroamericano. Este proceso proporcionó evidencia para los responsables en la toma de decisiones, como también herramientas para las comunidades educativas que pueden evaluar los riesgos que afectan la infraestructura y que ponen en peligro a quienes la ocupan.

La metodología VISUS para elaborar este tipo de asesoramiento surgió a partir de la última Conferencia Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres (WCDRR), realizada en Sendai, Japón en 2015. Allí, la UNESCO se comprometió con la Iniciativa Mundial para la Seguridad Escolar (WISS) para brindar apoyo técnico a los gobiernos bajo el marco integral de seguridad escolar. Esto implica crear políticas y planes para el sector educativo alineadas con los planes nacionales, subnacionales y locales de gestión de desastres.

En este sentido, la provechosa experiencia de El Salvador está siendo replicada en Laos e Indonesia y nuevos pilotos están previstos para ser implementados en 2016 en Haití, Perú y en otra región de Indonesia.

Con información de: UNESCO