Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Ucrania: La implementación de los Acuerdos de Minsk es la única vía para resolver crisis, reitera la ONU

12-09-2015Ukraine.jpg

(11 de diciembre de 2015).- La crisis de derechos humanos que sufre Ucrania sólo podrá resolverse con la implementación de los Acuerdos de Minsk, que también representan la vía hacia una solución pacífica del conflicto, coincidieron hoy el vicesecretario general de la ONU y el subsecretario general para los Derechos Humanos.

Durante una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Ucrania, Jan Eliasson e Ivan Simonovic afirmaron que tras dos años de conflicto, todas las partes deben trabajar sin dilación para alcanzar una solución política duradera.

Simonovic señaló que si bien las hostilidades han disminuido considerablemente en el este del país, persisten las violaciones graves de derechos humanos en Donetsk y Luhansk.

"Continúan las denuncias de abusos en estos territorios, incluidos asesinatos, tortura, detenciones ilegales y trabajo forzado. Los residentes locales siguen sin contar con una protección efectiva de sus derechos, y no hay rendición de cuentas ni posibilidades de reparación", apuntó.

Simonovic agregó que en Crimea tampoco se han registrado avances en la arena de las garantías fundamentales.

El director de Operaciones de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios también participó en la reunión del Consejo en un enlace desde Kiev, la capital ucraniana, luego de haber visitado el este del país.

John Ging aseveró que el impacto del conflicto es devastador, especialmente entre los sectores más vulnerables de la población.

Asimismo, lamentó que no se hayan cumplido los Acuerdos de Minsk, que estipulaban el acceso y distribución de asistencia humanitaria. Al contrario de permitirse esa labor, recordó, la mayor parte de los actores humanitarios fueron expulsados, lo que contraviene las normas internacionales.

La sesión empezó casi dos horas después de lo programado debido a la objeción de algunos integrantes del Consejo de Seguridad, entre ellos Rusia, que consideraron que Estados Unidos, presidente en turno, ha introducido en el programa elementos que no competen a ese órgano de Naciones Unidas.