Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Talleres permiten aumentar impacto de la CDI en el desarrollo de los pueblos indígenas en México

Foto cortesía de: PNUD en México
cq5dam.web.540.390 (7).jpeg

(21 de junio de 2016).- "A través de su metodología participativa, el taller nos permitió concebir propuestas concretas que nos permitirán mejorar la forma en la que realizamos nuestras actividades", explicó Rebeca Antonio, una de las 150 operadoras y operadores técnicos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) que han formado parte de los 28 talleres de evaluación de los procesos operativos de sus programas.

El propósito de estos talleres es aumentar el impacto de cuatro de los programas de la CDI y así contribuir al logro de los objetivos de desarrollo e inclusión de los pueblos indígenas. Para ello se puso en práctica una metodología participativa que permitió la construcción y análisis de conceptos a partir de la experiencia de los integrantes de una intervención.

Las acciones son desarrolladas en el marco del "Evaluaciones, diagnósticos y propuestas para mejorar el diseño y operación de cuatro programas de la CDI y diseño e instrumentación de un sistema de monitoreo y evaluación para medir sus resultados" implementado por el PNUD en México.

"Nos satisface saber que nuestras recomendaciones fueron exitosamente transmitidas a través de la evaluación de procesos. Por ejemplo, los formatos para este año fueron simplificados, lo que redujo el tiempo de captura de las solicitudes de quince a dos días", expresó Rebeca, quien forma parte del Programa para el Mejoramiento de la Producción y Productividad Indígena (PROIN) en el Centro Coordinador de Desarrollo Indígena (CCDI) de Atlacomulco, Estado de México.

"Esto nos dio tiempo extra para hacer una revisión más exhaustiva de las propuestas ingresadas por las organizaciones, y por tanto, hacer una mejor selección de los proyectos productivos", concluyó.

Además de aumentar la eficiencia en los procesos, la investigación resultó especialmente pertinente, ya que las aportaciones del personal técnico facilitaron la construcción de procesos operativos que no se encontraban documentados.

Asimismo, las actividades promovieron una visión integral de los programas permitiendo identificar sus principales fortalezas y áreas de oportunidad, además de proponer soluciones que en su momento fueron adoptadas en las nuevas Reglas de Operación de los programas.

Finalmente, la metodología promovió la integración de todo el personal de la CDI en las evaluaciones realizadas, lo que incrementó el sentimiento de pertenencia y de reconocimiento hacia las aportaciones que todos y todas las funcionarias hacen para el logro de los resultados de los programas.

Los talleres fueron impartidos en los Centros Coordinadores de Desarrollo Indígena (CCDI) y en las Delegaciones Estatales de la CDI, contando con la participación de alrededor de 180 personas de siete entidades federativas del país.

Con información de: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México