Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

República Dominicana arremete contra el oportunismo como amenaza al desarrollo sostenible

CDS-dominican.jpg

(28 de septiembre de 2015).- El presidente de República Dominicana celebró la adopción de la nueva agenda de desarrollo sostenible, calificándola como un documento inspirador y una hoja de ruta para los desafíos que afronta el planeta.

Danilo Medina aseguró en la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible en la ONU que los retos principales que aborda (la erradicación de la pobreza, la superación de la desigualdad y la lucha contra el cambio climático) ya forman parte de la agenda del país y en ese contexto, felicitó al organismo por adoptarlos a escala mundial.

"Celebramos esta apuesta que compartimos por hacer valer el desarrollo sostenible y la visión de largo plazo. Esa que a veces se ve amenazada por el oportunismo y la prisa que impone una sociedad cada vez más conectada", señaló.

El presidente aseguró que los previos Objetivos de Desarrollo del Milenio actuaron como una guía fundamental para hacer de República Dominicana una sociedad económica, social y ambientalmente sostenible. En este contexto, destacó algunos de sus logros más emblemáticos.

"Reducir más de la mitad la pobreza extrema, que ha pasado de 16.6 por ciento al 5.8 por ciento. También alcanzamos con holgura la meta de desnutrición, que pasó de 34.4 por ciento al 12 por ciento y la meta establecida de paridad de género en cada uno de los niveles de enseñanza", aseguró Medina.

El presidente dominicano aseguró que en su país, mucha gente sigue viviendo en la pobreza y que la pequeña isla es especialmente vulnerable al cambio climático. Sin embargo, calificó estas realidades no como fatalidades inevitables sino como desafíos con los que lidiar de manera responsable y eficiente.

"Estamos plenamente comprometidos con los objetivos de desarrollo sostenible. Esperamos encontrar juntos la voluntad para, como pide su Santidad el Papa Francisco, escapar del pecado de la indiferencia, amar el bien común, promover a los débiles y cuidar de este mundo que habitamos", recalcó Medina.