Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Refugiados sirios reciben apoyo de ACNUR para reconstruir sus vidas en Brasil

(23 de octubre de 2012).- Desde el año pasado, el Comité Nacional para Refugiados de Brasil (CONARE) ha recibido 90 solicitudes de asilo de ciudadanos sirios. Hasta el momento, 34 personas han sido reconocidas como refugiadas y se están analizando otros 56 casos: un número insignificante comparado con los cerca de 340.000 ciudadanos sirios que ACNUR ha registrado ya como refugiados en los países fronterizos con Siria (Turquía, Jordania, el Líbano e Iraq).

Próspero empresario en Homs, una de las ciudades más importantes de Siria, Nidal Hassan* ya había visitado Brasil por negocios. Con el agravamiento del conflicto entre fuerzas gubernamentales y grupos rebeldes en su país, que ya dura 19 meses, el empresario de 53 años se ha visto obligado a volver a Brasil pero con un objetivo distinto: tratar de reconstruir su vida con seguridad. Llegó a São Paulo hace cuatro meses con su esposa y sus tres hijos, donde solicitó asilo a las autoridades brasileñas.

La historia de Nidal resume la experiencia de los ciudadanos sirios que han solicitado asilo en Brasil desde el inicio de los enfrentamientos en su país natal, en marzo de 2011: "No hemos ido a la escuela porque la situación en Siria se ha vuelto insostenible. Las ciudades están devastadas y las personas buscan restos de comida en las casas en ruinas", comenta a ACNUR el empresario, recordando la situación en Homs, gravemente afectada por el conflicto. "Se interrumpió el suministro de agua y gas, lo que supone un problema con la llegada del invierno", añadió Nidal, que tuvo que dejar tras de sí a su hija mayor, casada y con hijos.

Aún traumatizados por la violencia generalizada en su país, los refugiados sirios que se encuentran en Brasil tienen ante sí el desafío de la integración, especialmente difícil para quien procede de una realidad cultural muy distinta de la sociedad brasileña. Entre las principales necesidades que Nidal y otros paisanos ya han identificado se encuentran la búsqueda de empleo y alojamiento, además del aprendizaje del idioma portugués.

En la metrópoli más grande de Brasil, los solicitantes de asilo procedentes de Siria (como los de cualquier otra nacionalidad) son asistidos por el Centro de Acogida para Refugiados de Cáritas Arquidiocesana de São Paulo (CASP), un proyecto ejecutado en colaboración con ACNUR.

Además de São Paulo, los solicitantes de asilo procedentes de Siria que se encuentran en Brasil viven también en otros estados como Santa Catarina, Paraná, el Distrito Federal, Amazonas, Río de Janeiro y Río Grande del Norte. Con la documentación brasileña ya emitida por el Gobierno federal, cuentan con la solidaridad de conocidos y el apoyo de organizaciones de la sociedad civil y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para reorganizar su rutina familiar y profesional.

*Nombres ficticios por razones de protección.

Para más información, consulte la página del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados aquí