Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU prevé un crecimiento económico mundial de 2.4% en 2015

10-13-2014WFP_Ebola.jpg

(10 de diciembre de 2015).- La economía mundial afrontó este año una serie de tropiezos que se reflejarán en un crecimiento de apenas 2,4%, sin que se prevea una mejora sustantiva para el próximo bienio, estima un informe del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA) publicado hoy.

El estudio "Situación y Perspectivas de la Economía Mundial 2016", elaborado en colaboración con otras entidades especializadas, proyecta un avance de 2,9% para 2016 y de 3,2% en 2017.

El texto sostiene que el crecimiento en los países en desarrollo y las economías en transición se ha ralentizado, alcanzando el menor ritmo de actividad desde la crisis financiera mundial de 2008.

Esto provocó una caída de 20,6% de los precios globales de las materias primas, además de grandes fugas de capital y el aumento de la volatilidad de los mercados financieros.

Al hablar en la presentación del informe, el subsecretario general adjunto de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales, Lenni Montiel, se refirió al impacto de esta tendencia.

"El crecimiento económico débil continúa afectando a los mercados laborales y el desempleo aumenta en algunas regiones o se mantiene alto en algunos países. Al mismo tiempo, se refuerza la inseguridad laboral frente al cambio de un panorama de empleo asalariado a uno de trabajo autónomo", manifestó.

Las principales causas de este escenario son la persistente inseguridad macroeconómica, el bajo precio de las materias primas, la disminución de los flujos comerciales y la alta volatilidad en los tipos de cambio.

Según el informe, en el caso de América Latina, como región dependiente de las exportaciones de materias primas, la ralentización ha coincidido con la de la economía de China, de ahí la necesidad de que los países de la región trabajen en la diversificación de sus economías.

Un elemento positivo recogido en el estudio es que no se observó un incremento de las emisiones de carbono en el sector energético, algo que ocurre por primera vez en las dos últimas décadas.