Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU Mujeres pugna por una distribución justa del trabajo en el hogar

Foto: PMA
05-03-2010guatemala.jpg

(13 de marzo de 2017).- La sociedad no podría funcionar sin este tipo de empleo; sin embargo, las personas que lo desempeñan, en su gran mayoría mujeres, no reciben un salario.

Se trata del trabajo de cuidado no remunerado. Este aspecto de la participación de las mujeres en el mercado laboral es uno de los temas que discutirá desde este lunes y hasta el 24 de marzo, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW).

Cuidar de los niños, de un pariente enfermo, limpiar la casa, preparar la comida, son todas tareas que recaen desproporcionalmente sobre las mujeres. El 75% de ellas hace este trabajo no remunerado.

A menudo, ellas ocupan más del doble de su tiempo en estas labores que lo hombres, y además deben salir a trabajar.

La directora para América de ONU Mujeres, Luiza Carvalho, explicó que la distribución desigual de este trabajo entre mujeres y hombres es una de las principales causas por las cuales ellas siguen en desventaja en el mercado laboral en la región.

"En muchos casos, esa división desigual del trabajo tiene lugar a expensas de la educación de la mujer, de las niñas y de sus posibilidades de obtener un trabajo remunerado, de hacer deportes o desempeñarse como líderes cívicas o políticas", dijo.

El trabajo de cuidado no remunerado es un pilar de las economías. En ocasiones reemplaza la falta de servicios públicos como las guarderías y la protección social para los enfermos y ancianos.

ONU Mujeres sostiene que esta tarea, si fuera cotizada, valdría entre el 10% y el 40% del Producto Interno Bruto de los países.

Esto significa, más o tanto como lo que genera el sector manufacturero, el comercio o el transporte.

Uno de los principales problemas para cambiar la situación tiene sus raíces en la cultura. Empieza desde temprano en la crianza que reciben las niñas y los varones en la casa.

Para modificarlo todos deben asumir su responsabilidad, nos señaló Luiza Carvalho.

"Tienen responsabilidad las familias, los hombres principalmente, de aportar una atención y una dedicación igual que la mujer, como también el Estado de proveer sistemas y políticas. También la empresa y el sector privado. Garantizar que las mujeres que trabajan no sean discriminadas o no se les impida tener acceso a oportunidades porque son madres que tienen responsabilidades", acotó.

La directora regional de ONU Mujeres animó a derribar los prejuicios tradicionales sobre el papel de la mujer y el hombre en la sociedad, que impiden que las mujeres desarrollen todo su potencial.

"Los ajustes deben darse en la crianza, en los programas de estudio, en los ámbitos educativos, en los canales y programas que transmiten los estereotipos cotidianos", puntualizó.

Con información del Centro de Noticias de la ONU