Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas Modelos ONU
 

ONU advierte persistencia de tortura e impunidad en gran parte del mundo

(24 de junio de 2010).- Pese al marco legal internacional creado para combatirla, la tortura persiste en muchas regiones del mundo y, en la mayor parte de los casos, está acompañada de un alarmante grado de impunidad para los perpretadores, advirtieron hoy cuatro instancias de la ONU especializadas en derechos humanos.

En un mensaje conjunto con motivo de la conmemoración el 26 de junio del Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, las entidades de Naciones Unidas señalaron que este flagelo, al igual que ciertas prácticas equivalentes, como el trato inhumano o degradante, no sólo siguen existiendo sino que han cobrado nuevos bríos, sobre todo en el contexto de la llamada guerra contra el terrorismo, desatada después del 11 de septiembre de 2001.

Bajo el pretexto de diferentes tipos de emergencias, algunos Estados han violado la Convención contra la Tortura y otros instrumentos internacionales al realizar detenciones secretas, desapariciones, y expulsión o extradición de individuos a países donde corren el riesgo de ser torturados, indicaron.

Las instancias recordaron que la prohibición de la tortura es absoluta y no puede ser ignorada ni en las situaciones de emergencia. Los Estados deben tomar medidas legislativas, administrativas y judiciales efectivas para evitar actos de tortura en cualquier territorio bajo su jurisdicción, subrayaron.

Asimismo, los Estados deben adoptar provisiones para que todo acto de tortura sea penalizado por sus leyes nacionales y castigado con sentencias adecuadas a su gravedad.

Las entidades de la ONU también consideraron imperativo que las víctimas reciban la compensación y rehabilitación necesarias, por lo que urgieron a los gobiernos a garantizar este renglón en sus legislaciones y presupuestos nacionales. Las instancias firmantes del comunicado son el Comité de la ONU contra la Tortura, el Subcomité para su Prevención, el relator especial sobre ese flagelo y el Fondo Voluntario para las Víctimas.