Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

OMM: Las concentraciones de gases de efecto invernadero vuelven a batir un récord

31428.jpg(10 de noviembre de 2015).- La cantidad de gases de efecto invernadero presentes en la atmósfera alcanzó un nuevo máximo sin precedentes en 2014, continuando así un aumento incesante que alimenta el cambio climático y hará del planeta un lugar más peligroso e inhóspito para las generaciones futuras.

En el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre los gases de efecto invernadero se señala que entre 1990 y 2014 el forzamiento radiativo -que tiene un efecto de calentamiento del clima, experimentó un incremento del 36% a causa de los gases de efecto invernadero de larga duración, tales como el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) o el óxido nitroso (N2O), resultantes de las actividades industriales, agrícolas y domésticas.

En el Boletín de la OMM también se pone de relieve la interacción entre los niveles crecientes de dióxido de carbono y vapor de agua, que es a su vez uno de los principales gases de efecto invernadero aunque de corta duración, y su efecto de amplificación. El aire más caliente retiene más vapor de agua y, así, el alza de las temperaturas en superficie causada por el CO2 provoca un aumento de los niveles globales de vapor de agua, lo cual aumenta todavía más el efecto invernadero. Un nuevo incremento de las concentraciones de CO2 llevaría a un aumento desproporcionado de la energía térmica y del calentamiento resultantes del vapor de agua.

"Todos los años informamos de que las concentraciones de gases de efecto invernadero han batido un nuevo récord", dijo Michel Jarraud, Secretario General de la OMM. "Y todos los años decimos que el tiempo se está agotando. Tenemos que actuar AHORA para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero si queremos tener alguna posibilidad de mantener el incremento de las temperaturas en un nivel razonable".

En 2014 la concentración atmosférica de CO2 -principal gas de efecto invernadero de larga duración, alcanzó 397,7 partes por millón (ppm). En ese mismo año, en el hemisferio norte, las concentraciones de CO2 sobrepasaron el valor simbólico de 400 ppm en primavera, época en la que el CO2 es más abundante; y, en la primavera de 2015, la concentración atmosférica media mundial de CO2 cruzó también la barrera de 400 ppm.

"Pronto el promedio global de CO2 superior a 400 ppm será una realidad permanente de nuestras vidas", manifestó el señor Jarraud.

"No podemos ver el CO2. Se trata de una amenaza invisible pero muy real, que trae consigo unas temperaturas mundiales más altas, un mayor número de fenómenos meteorológicos extremos (olas de calor, crecidas, etc.), la fusión del hielo, el aumento del nivel del mar y el incremento de la acidez de los océanos. Esto está ocurriendo ahora y nos estamos adentrando en un terreno desconocido a una velocidad de vértigo", señaló.

"El exceso de energía atrapado por el CO2 y los demás gases de efecto invernadero está calentando la superficie de la Tierra, lo que conduce al incremento del vapor de agua atmosférico que, a su vez, está generando/atrapando aún más calor", declaró el señor Jarraud.

"El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante cientos de años y en el océano aún mucho más. Las emisiones pasadas, presentes y futuras tendrán un efecto acumulativo tanto en el calentamiento de la Tierra como en la acidificación de los océanos. Las leyes de la física no son negociables", manifestó el señor Jarraud.

En el Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero se informa de las concentraciones atmosféricas y no de las emisiones de esos gases. Se entiende por emisión la cantidad de gas que va a la atmósfera y por concentración la cantidad que queda en la atmósfera después de las complejas interacciones que tienen lugar entre la atmósfera, la biosfera, la criosfera y los océanos. Aproximadamente un cuarto de las emisiones totales de CO2 son absorbidas por el océano y otro cuarto por la biosfera, reduciendo de ese modo la cantidad de ese gas en la atmósfera.

El Boletín sobre los gases de efecto invernadero constituye una base científica para la adopción de decisiones. Su publicación por la OMM tiene lugar antes de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que tendrán lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre. Una publicación aparte, el Informe sobre la disparidad en las emisiones, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se centra en las emisiones anuales de CO2.

Ver nota completa emitida por la OMM.