Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

OIT convoca discusión amplia sobre formalización de la informalidad en América Latina y el Caribe

oitsal.jpg(26 de aqgosto de 2015).- La reducción del empleo en condiciones de informalidad, que afecta al menos a 130 millones de trabajadores en América Latina y el Caribe, constituye uno de los principales desafíos que enfrenta la región en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, advirtió la OIT al iniciar este lunes en Lima un foro con representantes de 12 países.

"El crecimiento no será ni sostenible ni inclusivo si coexiste con mercados laborales con alta informalidad", dijo el Director de OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar, al inaugurar el foro al cual asisten representantes de Gobiernos y de organizaciones de empleadores y de trabajadores.

La inauguración también contó con la presencia del Ministro del Trabajo y Promoción del Empleo del Perú, Daniel Maurate, quien recalcó la importancia de abordar este desafío como un objetivo de desarrollo, al tiempo que destacó la importancia que tienen los programas de formación profesional.

Salazar por su parte destacó que ha habido una ligera disminución en la tasa de informalidad no agrícola que era de 50% en 2009 y llego a cerca de 47% en 2013, pero comentó que aún es necesario hacer más pro la formalización si se quiere disminuir la desigualdad y prevenir la exclusión social.

"Hay que poner en práctica estrategias basadas en un enfoque integrado de políticas para atacar la informalidad desde varios frentes", comentó el Director Regional de la OIT, y dijo que el foro regional que se realiza esta semana en Lima pretende justamente contribuir a ampliar las capacidades técnicas, operativas y políticas para asumir este desafío.

"Así como los países tienen metas muy concretas de reducción de la pobreza deberían también tener metas muy concretas de reducción de la informalidad", dijo Salazar.

La reunión tripartita latinoamericana y caribeña convocada por la OIT es la primera de una serie de foros que se llevarán a cabo en todo el mundo para intercambiar conocimientos y experiencias sobre la transición a la formalidad, con el fin de contribuir a generar una base de conocimientos que sea de utilidad a todos los países.

El foro tripartita tiene como objetivo "promover el intercambio de buenas prácticas y experiencias en el ámbito regional sobre políticas dirigidas a facilitar la transición a la formalidad, con miras a desarrollar y fortalecer las capacidades nacionales para la formulación, puesta en marcha y vigilancia eficaz del marco integrado de políticas.

La discusión está enmarcada en las actividades de promoción de la nueva Recomendación 204 de la OIT, adoptada en junio de este año, que propone estrategias y orientaciones prácticas sobre las políticas y las medidas que pueden facilitar la transición de la economía informal hacia la economía formal.

De acuerdo con lo informado por la OIT "la nueva Recomendación reconoce que la mayoría de las personas que entran en la economía informal no lo hace por elección sino por falta de oportunidades en la economía formal, y por no disponer de otros medios de subsistencia".

Salazar destacó que la informalidad caracteriza en mayor medida a ciertas categorías ocupacionales, tales como los trabajadores de microempresas, los trabajadores del servicio doméxtico y los trabajadores por cuenta propia.

"Además, la informalidad afecta en mayor proporción a las mujeres en comparación con los hombres, a los trabajadores con bajos niveles educativos, a los trabajadores en los quintiles más bajos de ingresos y en los sectores con menos productividad", agregó.

El encuentro de 12 países que concluye el viernes fue convocado por la Oficina Regional de la OIT, en colaboración con el Centro Internacional de Formación de la OIT (CIF-OIT) en Turín, el Departamento de Políticas de Empleo y el Programa FORLAC, y con el patrocinio del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España.