Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Mostrémosle al mundo que todavía nos importan.

Foto cortesía de: PMA
kaka_i-am-syrian_20160308_courtesy-of-kaka_002.jpg Soy un hombre. Soy una mujer. Soy una madre, un hijo, un padre, o una hija. Soy un refugiado.
#IamSyrian

En los cinco años transcurridos desde el inicio de la guerra en Siria, yo estaba entre el millón de personas que había sido afectada por el conflicto. Hemos perdido nuestros hogares y nuestros trabajos, nuestras escuelas y nuestro futuro. Muchos de nosotros hemos perdido nuestras vidas.

Hoy en día, nos enfrentamos a un futuro incierto, donde no hay garantías de una comida, de un lugar donde dormir, o de cómo vamos a sobrevivir.
Millones de sirios que han sido arrastrados por esta crisis no están pidiendo mucho. Queremos saber de dónde vendrá nuestra próxima comida y dónde dormiremos por la noche.

Al mirar hacia el futuro, queremos saber si vamos a tener la oportunidad de encontrar un trabajo, o proporcionar un lugar seguro para vivir con nuestros hijos e inclusive, si vamos a tener la oportunidad de regresar a nuestros hogares y vidas que nos hemos visto obligados a abandonar. Al cumplirse el quinto aniversario del inicio de la crisis, los sirios necesitan saber que el mundo todavía se preocupa.

El Programa Mundial de Alimentos alimenta a alrededor de 4 millones de personas cada mes dentro de Siria y proporciona asistencia alimentaria a cerca de 1,5 millones de refugiados sirios en los países vecinos. Todos los días, escuchamos sus historias y en los próximos seis meses, vamos a compartir estas historias como parte de nuestra campaña #IamSyrian.

Queremos que apoyen #IamSyrian compartiendo estas historias en los medios sociales e involucrarse en las activaciones que estaremos lanzando cada mes durante los próximos seis meses en preparación para la Asamblea General de la ONU en septiembre. Cualquier persona y cualquier organización pueden participar.

MOHAMMED:

Mi nombre es Mohammed. Soy de Alepo, pero ahora vivo en Gaziantep, Turquía, con mis hijos mi esposa de quince años me dejó para ir a Alemania. Ella ya no podía soportar la situación.

Ella quería tener una nevera, pero yo no tenía el dinero para comprarla. Le dije que "sea paciente." Ella simplemente no pudo y se fue. La gente piensa que el corazón de un padre es más duro que el de una madre, pero el mío no lo es.

No puedo abandonar a mis hijos, yo vivo para mis hijos. Ellos son mi vida.

"En Siria... yo pasaba mi tiempo libre con mi familia, iba al parque de atracciones, y al campo cerca del río Éufrates..."

Ahora tengo que trabajar 12 horas al día, pero cada vez que vuelvo a casa y veo a mis hijos se me olvidan todos los problemas. Mi hija mayor trabaja como sastre, pero ella tendrá que renunciar para cuidar de su hermano y hermanas menores.

Con la ayuda de las Naciones Unidas y el gobierno turco puedo comprar comida. Esto nos ha ayudado mucho. Ahora no tengo de que preocuparme y he podido comprar la nevera que mi mujer siempre quiso.

#IamSyrian
Atentamente,
Mohammed

ALIYE

Mi nombre es Aliye y mi esposo se llama Ali. Echo de menos todo lo relacionado con Siria, su gente, nuestra vida allí, el olor...

Venimos de Raqqa hace 4 años con nuestras 4 hijas. Una noche oí sonidos fuera de la casa y pensé que estaba lloviendo. Le dije a mi hija que recogiera la ropa tendida afuera, pero ella dijo "No, no está lloviendo, están cayendo las bombas." Dos días después, dejamos nuestra casa.

"Estábamos felices allí porque era nuestro país, nuestra tierra..."

Cada vez que pienso en Siria no puedo evitar llorar. ¿Cómo puedo describirlo? Estábamos muy felices allí porque era nuestro país, nuestra tierra. Mis hijos iban a la escuela, yo hacia los quehaceres del hogar, teníamos todo lo que necesitábamos, podíamos comprar lo que quisiéramos. Conocíamos a todos en el barrio, todo el mundo era amable... Aquí somos extraños, no conocemos muchas personas.

Me gustaría volver a Siria hoy si pudiera. Mis lágrimas no terminarán hasta volver a casa...

#IamSyrian
Atentamente,
Aliye

FIRAS

Mi nombre es Firas, tengo 18 años y he perdido a mi familia. Mi padre me envió a Turquía para trabajar. Tres meses más tarde, mi tío me llamó diciéndome que volviera a casa y que llevara dinero.

Cuando volví, mi casa había sido derribada. Cuando oí que toda mi familia murió en un ataque me sentí tan solo, 6 hermanos y hermanas y mis padres, todos murieron.

"Nunca podré olvidar a mis padres, pero mi tío es ahora como un padre para mí."

Mi tío me trajo de vuelta a Turquía. Ahora vivo con él y su familia. Nunca podré olvidar a mis padres, pero mi tío es ahora como un padre para mí.
Yo trabajo en una fábrica de caramelos, 10 horas al día, 6 días a la semana. Yo estaba trabajando en un taller de carpintería en Siria. Extraño mi vida, a mis amigos, en Siria yo era más feliz.

Ahora he perdido el contacto con todo el mundo. Mi único sueño es volver a Siria. Eso es lo único que pido... Por favor ayuda a que mi sueño se haga realidad...

#IamSyrian
Atentamente,
Firas

QUE PUEDES HACER PARA AYUDAR EN EL QUINTO ANIVERSARIO DEL COMIENZO LA GUERRA EN SIRIA - 15 de marzo el año 2016

En este día, el PMA se ha unido a la Acción de Crisis y otros para apoyar un esfuerzo global de compartir imágenes en las redes sociales de personas haciendo el símbolo de la paloma con las manos y la palabra #WithSyria.

Más información aquí