Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Menos delincuencia y más trabajo gracias a la electricidad: Banco Mundial

  • Una comunidad de República Dominicana pasa de la oscuridad al suministro diario y confiable de luz. Esta es la historia de cómo lo lograron

bancomundialdi.jpg

Para muchos dominicanos es una realidad cotidiana llegar a casa de noche, oprimir el interruptor de luz y ¡nada! En buena parte del país, los apagones imprevistos son cosas de todos los días y, a veces, durante periodos muy largos.
"Yo tenía que trabajar en la noche para poder hacer mi trabajo y cumplir con mi gente. A veces tenía que irme a otros sitios para buscar un chin de luz", dice Miurbi Mendoza, una costurera y residente de Los Mina en Santo Domingo, la capital. "Le doy servicio a hoteles y yo tenía que ir para allá a trabajar hasta un mes, quince días dejaba mi casa", agrega.

La luz es indispensable para Mendoza, una emprendedora con una familia que mantener, y cada nuevo corte amenaza sus ingresos y su disponibilidad para cuidar a sus hijas.

Desde hace más de 50 años este barrio, y muchas otras comunidades, han sufrido de un suministro de electricidad muy poco confiable. Vivían una batalla diaria para poder salir adelante frente a los apagones que les reducían sus oportunidades de trabajar y estudiar y hasta de tener agua potable.

"Antes había que tener muchos tanques en la casa llenos de agua porque la energía no llegaba, y cuando llegaba muchas veces no se podía tomar el agua de la cisterna", recuerda Julia Altagracia de Reyes, secretaria del consejo de seguimiento de los trabajos de rehabilitación de las redes en Los Mina.

Apagones sostenidos

Es una tendencia que diferencia a República Dominicana del resto de América Latina, una región con una de las incidencias de apagones más bajas del planeta, según los datos de la aseguradora Global Allianz. De hecho, con un promedio de 18 apagones al mes, solo la República Democrática de Congo y Yemen superaron a la República Dominicana en términos de cortes de luz en 2010.

Años de abandono han dejado la matriz energética dominicana en condiciones de funcionamiento bastante ineficientes. El 42% de la energía comprada a los generadores se pierde antes de llegar al usuario, ya sea por causa de las malas condiciones de las redes o por la gran cantidad de conexiones ilegales entre los puntos de generación y los abonados finales.

El resultado: cortes sostenidos a lo largo del circuito que impactan fuertemente a la competitividad del país.

En respuesta, el gobierno invirtió US$42 millones (aportados por el Banco Mundial desde 2011) en un proyecto para ofrecer servicio eléctrico 24 horas al día, los 7 días la semana a casi 100,000 dominicanos gracias a la rehabilitación de 353 kilómetros de redes eléctricas. Además cada usuario ahora cuenta con medidor para monitorear su uso personal y consumo además de ayudar a identificar fugas dentro del circuito.

"El cambio ha sido un cien por ciento positivo," explica Reyes. "Venir de una situación de apagones hace más de 50 años, de una escasez y de un manejo terrible de la energía eléctrica a tenerla 24 horas, eso se refleja en todo el bienestar de la comunidad."

Servicio confiable

"El servicio que me están dando y lo que yo estoy haciendo con él para lo que yo estoy pagando, yo lo encuentro satisfactorio," declara Miurbi Mendoza.

Semejante declaración hubiera sido imposible antes de las obras. Después de tanto tiempo con un suministro inferior, ya no existía confianza en el sistema. Esto, naturalmente se reflejaba en una actitud hostil hacia las distribuidoras y favorecía las conexiones ilegales.

Por lo tanto antes de iniciar cualquier obra, EDEEste, la compañía responsable del circuito en el barrio, trabajó con grupos comunitarios para escuchar sus quejas, conocer sus necesidades y facilitar una nueva relación entre los vecinos y el estado.

"Estamos haciendo este trabajo hace tres años, trabajando de la mano con EDEEste para que sea un éxito," dijo Reyes. "Los gestores sociales han hecho un trabajo maravilloso, porque han ayudado a educar la población sobre la importancia del manejo correcto de la energía y el pago de la misma. Porque sin pago no puede haber mejoría," agregó.

Mayor seguridad

La inseguridad es una de las mayores preocupaciones de los latinoamericanos, y el Caribe no se ve inmune a ese flagelo. En muchas ciudades de la región, el uso de alumbrado público ha sido una herramienta efectiva para reducir la delincuencia.

Es un método de prevención que ahora también se puede disfrutar en Los Mina.

"Después de haber cambiado al circuito de 24 horas, la diferencia fue del cielo a la tierra. Nos da mayor seguridad porque antes [los estudiantes] iban a una penumbra, una oscuridad y eran víctimas de muchos delincuentes. Al tener una luz permanente en el sector, los niveles de delincuencia ha ido disminuyendo en sentido general" dice Juan Sauvignon, director del liceo nocturno José Maria Travieso Soto.

Hoy en día el sistema eléctrico dominicano es poco rentable y opera con un déficit que se ha ido incrementando en los últimos 4 años. De hecho, según Sergio Gonzalez, especialista senior de Energía para el Banco Mundial, el promedio del subsidio del gobierno central para cubrir el déficit del sector eléctrico fue 1.5 % del PIB entre 2011-13.

El Pacto Eléctrico tiene como objetivo darle la vuelta a esta situación y dentro de los próximos 15 años llegar a poder ofrecer a todos los dominicanos un servicio fiable de electricidad las 24 horas. Mientras tanto, los primeros pasos ya se están tomando para extender la rehabilitación de las redes a otros barrios y zonas del Gran Santo Domingo.

Vea la infografía.

Noticia emitida por Noticias Banco Mundial en español