Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Los Papeles de Panamá reiteran necesidad de poner fin al secreto bancario

Foto cortesía de: ONU/Jean-Marc Ferré
04-08-2016Bohoslavsky.jpg (08 de abril de 2016).- Un experto independiente de la ONU instó hoy una vez más a la comunidad internacional a poner fin inmediatamente al secreto bancario, tomando en cuenta que la evasión de impuestos y el flujo de fondos de origen ilícito socavan la justicia y privan a los gobiernos de los recursos necesarios para la realización de los derechos económicos, sociales y culturales.

En declaraciones a propósito de la reciente filtración a la prensa de los llamados Papeles de Panamá, el experto sobre Deuda Externa y Derechos Humanos, Juan Pablo Bohoslavsky, afirmó que esos documentos demuestran cómo las corporaciones, los ricos y los políticos han ocultado sus activos sistemáticamente en más de 20 jurisdicciones de ultramar.

"Todos los Estados acordaron el año pasado que los flujos de fondos ilícitos deben ser reducidos, y sobre la base de este consenso general, la revelación de los Panama Papers ahora pone de relieve que este compromiso político debe concretarse con medidas específicas y operativas que aseguren el intercambio automático de información fiscal para reducir al mínimo el secreto bancario."

Boholavsky añadió que los clientes pueden haber tenido diferentes motivos para depositar sus activos en más de 210.000 empresas fantasmas, no obstante, aclaró que una razón principal parece ser la evasión de impuestos para ocultar la corrupción y fondos criminales.

El experto sostuvo que según estimados del tanque pensante estadounidense Global Financial Integrity, en 2015 había 24 millones de millones de dólares en paraísos fiscales.

Asimismo, apuntó que entre 2008 y 2013 se observó un incremento de estos depósitos de un 28% mientras que, paradójicamente, se redujo la cantidad de titulares de cuentas, lo que señala una concentración de la riqueza en pocas personas.

El experto sostuvo que de continuar esta tendencia, los esfuerzos para implementar la nueva Agenda para el Desarrollo 2030 se verán afectados de manera negativa y rotunda, porque no se podrán obtener los recursos necesarios para financiar la realización de sus objetivos.