Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Llegar a las personas, esa es la única solución para derrotar al Sida

michel_onusida_peque.jpg(13 de noviembre de 2015).- "El debate sobre el Sida tiene que cambiar y salir más allá del espacio de los tratamientos médicos a restaurar la dignidad de las personas". Así expresó el señor Michel Sidibé, director ejecutivo del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida) y secretario general adjunto de las Naciones Unidas, quien se encuentra desde el pasado miércoles de visita oficial en Cuba junto a una amplia delegación.

Con el propósito de conocer en el terreno la experiencia sobre el control de las ITS/VIH/ Sida y constatar los avances de la biotecnología cubana, en particular los medios diagnósticos con que cuenta Cuba para esta enfermedad, Sidibé realizó ayer un intenso recorrido por instalaciones de salud de la capital como el policlínico Vedado, en el municipio de Plaza, el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

El representante de Naciones Unidas pudo conocer cómo está estructurado el sistema de salud cubano, así como el Programa Nacional de Prevención y Control de las ITS/VIH/Sida, y la estrategia cubana para el enfrentamiento a esta epidemia.

"Hace mucho tiempo esperaba estar en Cuba y poder apreciar porqué este país tiene décadas de adelanto en la concepción de la salud pública. Cuba desde muy temprano ha trabajado eficientemente en el buen uso de los recursos y de la justicia social. Recién en el 2015 el mundo comienza a hablar de acceso universal a los servicios de salud. Ustedes hace 50 años lo entendieron, lo comprendieron y posibilitaron el acceso la integración y regionalización de la salud, principios sin los cuales no hubiese sido posible traspasar las fronteras", expresó.

"Desde muy joven Cuba era un modelo para mí, porque los médicos nos atendían en mi país, Malí. Hoy Cuba exporta sus recursos humanos, pero si exportara también la visión de la salud pública que tiene, basada en la justicia social, sin exclusión y sobre el principio de que cada persona es responsable también de su salud, ayudaría a África y el mundo a ser diferente", dijo.

Para el señor Sidibé, la visión de democratizar el sistema de salud y llegar a las personas es la única solución para hacer frente a la epidemia de Sida.

Felicitó a las autoridades de salud y go¬bierno y pueblo cubano y refirió estar feliz y orgulloso de encontrarse en Cuba a solo unos meses de ser anunciado al mundo que somos el primer país en validar la eliminación de la transmisión madre a hijo del VIH y la sífilis.

En su encuentro con la doctora Mariela Castro, directora del Cenesex, el experto elogió el trabajo que realiza esta institución. "Lo que están haciendo es dar voz a los que no siempre pueden hablar. Hay dos lecciones que ha dejado la lucha contra el Sida, la importancia de rechazar la injusticia social y de crear alianzas en la sociedad".

El representante destacó asimismo el trabajo del IPK, centro de referencia nacional para el tratamiento a las infecciones de VIH-Sida, por su compromiso con la salud y las personas.

Subrayó que es impresionante como Cuba, que desde el año 1986 cuenta con un Programa de prevención y control de VIH/Sida, inició las acciones aceleradas para el enfrentamiento a esta enfermedad, antes incluso de ser lanzada la estrategia de las metas urgentes para el año 2020.

En un aparte con Granma, Sidibé señaló: "Lo que hemos aprendido sobre el VIH/Sida es que cuando se trabaja solamente con los síntomas de una enfermedad siempre vamos a fracasar. Se gana cuando se pone a la persona en el centro, y eso se logra cuando se habla de movilización y justicia social, cuando trabajamos el tema de la equidad, y problemas fundamentales como el estigma y la discriminación, y te aseguras que las personas tengan derechos y sean parte verdadera de las políticas públicas. Eso solo es posible si tienen derecho a la educación para la promoción y prevención como un pilar central del sistema de salud.

"No ganaremos la batalla contra las enfermedades no transmisibles si solamente esperamos a comprar pastillas para las personas, nunca habrá suficiente dinero para poder costear eso. Pero ganaremos si logramos trabajar las determinantes sociales, cambiar estilos de vida, cero discriminaciones y colocamos el foco también en la identidad e igualdad de género".

El señor Michel Sidibé sostuvo además un fraternal encuentro con el ministro cubano de Salud, doctor Roberto Morales Ojeda, donde intercambió sobre las oportunidades y desafíos de Cuba hacia las metas del 2020 y la respuesta nacional a esta epidemia.

También se reunió con la presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular de La Habana, Marta Hernández, para suscribir el documento Declaración de París, el cual describe el importante papel que tendrán las ciudades para poner fin a la epidemia del sida para el 2030. Esta firma es ya algo habitual cada vez que se visita una ciudad a fin de resaltar la naturaleza urbana de la epidemia y el necesario trabajo en ese sentido.

Nota emitida por el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba.