Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La ONU alerta sobre nueva ola de violencia en República Centroafricana ante próximas elecciones

624249MINUSCA.jpg

(11 de diciembre de 2015).-- El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó hoy la violencia entre comunidades religiosas en la República Centroafricana y expresó su preocupación por un aumento del discurso sectario.

Zeid Ra'ad Al Hussein advirtió de las consecuencias dramáticas que puede acarrear esta situación en un momento de gran inestabilidad en el país ante las elecciones del próximo 27 de diciembre.

"Condeno firmemente la incitación a la violencia y las provocaciones que alientan la tensión intercomunitaria por parte de algunos grupos armados y líderes políticos. Podrían dar lugar a una nueva ola de ataques selectivos en el país", afirmó el Alto Comisionado.

Zeid también mostró inquietud ante el hecho de que todas las partes implicadas en el conflicto, incluidas las más altas autoridades del Estado, estén llamando a crear grupos de autodefensa. "Hay una tendencia creciente entre cristianos y musulmanes a organizarse en grupos en los que no caben personas ajenas a su comunidad" -alertó. A su juicio, esto puede hacer que desaparezcan los barrios mixtos.

El Alto Comisionado condenó los actos violentos que tuvieron lugar a principios de esta semana en Bangui, la capital, tras la publicación de las listas electorales para las presidenciales y legislativas de finales de diciembre. Zeid llamó a las autoridades del Estado a tomar medidas urgentes para frenar las llamadas al odio y a la violencia, así como para garantizar que se haga justicia ante posibles violaciones de derechos humanos.

Por otro lado, instó a los dirigentes políticos a hacer un llamamiento a sus seguidores para que participen de manera pacífica tanto en el referéndum constitucional que tendrá lugar este fin de semana como en las elecciones.

Esta nueva ola de violencia entre comunidades religiosas ha dejado al menos 130 muertos y 430 heridos desde finales de septiembre en la República Centroafricana. Además, se han confirmado 11 casos de violencia de género y han aumentado los ataques contra el personal de la misión de Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz, la MINUSCA, y contra las tropas internacionales desplegadas en el país.