Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La nadadora olímpica Siria Yusra Mardini es nombrada embajadora de ACNUR

Foto: ONU/Rick Bajornas
04-27-2017-GoodwillAmbassador_Yusra.jpg

(27 de abril de 2017).- La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) nombró este jueves a la joven nadadora siria Yusra Mardini como su Embajadora de Buena Voluntad. Mardini huyó por el conflicto de su país y alcanzó a nado las costas de Grecia, cuando la embarcación en que viajaba se averió.

Al recibir el reconocimiento, señaló estar encantada en unirse a la familia de ACNUR y deseosa de seguir difundiendo el mensaje de que los refugiados son personas normales que viven circunstancias traumáticas y devastadoras, y que son capaces de lograr cosas extraordinarias si se les da una oportunidad.

"Con comida en el estómago, los refugiados sobreviven. Pero sólo si le les alimenta el espíritu pueden prosperar", subrayó.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, felicitó a Yusra por su nombramiento y la describió como una joven inspiradora cuya historia personal representa la esperanza, temores, y el increíble potencial de los más de 10 millones de refugiados en el mundo.

Tras recorrer Europa y radicarse en Alemania, Yusra Mardini participó en 2016 en los Juegos Olímpicos de Río y compitió en el primer equipo de atletas refugiados que haya participado en esas citas deportivas. Estuvo entre las cuatro mujeres y seis hombres de diversas nacionalidades que compitieron bajo la bandera del Comité Olímpico Internacional (COI).

Desde entonces, ha trabajado estrechamente con ACNUR y se ha convertido en una poderosa voz a favor de los desplazados forzosos a nivel mundial y un ejemplo de la resistencia y determinación de esas personas en reconstruir sus vidas y contribuir positivamente a las comunidades de acogida.

En enero pasado representó a ACNUR en el Foro Económico de Davos, donde dijo que como la edad promedio de los refugiados es 17 años, estos necesitan esperanzas para su futuro y el de sus hijos, y no una vida en un limbo.

Con información del Centro de Noticias de la ONU