Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La FAO promueve una hoja de ruta para combatir las enfermedades zoonóticas

46931abe1f.jpg

  • Los expertos se centran en frenar las enfermedades emergentes transmitidas por animales, como el Ébola y el MERS

(28 de enero de 2016).- La amenaza de enfermedades infecciosas transmitidas por animales, como el Ébola y el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) tiene visos de continuidad, y en el futuro pueden producirse más brotes y sin duda aparecerán nuevas amenazas, según advirtió hoy Juan Lubroth, Jefe del Servicio veterinario de la FAO, preguntándose si el mundo está preparado para detectarlas y evitar su propagación.

Para evaluar y gestionar mejor este tipo de brotes en el futuro, los responsables de las políticas deben fomentar un programa de investigación integrado que determine lo que sabemos y lo que sobre la dinámica de transmisión y los patrones de propagación de las dos epidemias recientes, así como promover la colaboración y redes de vigilancia y diagnóstico más sólidas, según la FAO, que gracias a los fondos y el patrocinio de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), reunió este mes en Roma a investigadores y responsables de políticas de todo el mundo en unas jornadas técnicas sobre el Ébola y el MERS.

"Existen varias lagunas importantes en nuestro conocimiento de cómo se transmiten estas enfermedades, tanto para los seres humanos como para las potenciales especies animales huéspedes, así como sobre su epidemiología y el riesgo que pueden suponer para la inocuidad alimentaria, así como la seguridad alimentaria de las poblaciones que dependen de la ganadería o la caza", señaló Lubroth.

La FAO insta desde hace tiempo a intensificar la colaboración y el intercambio de información. Las reuniones de este mes fueron más allá, tratando temas que incluyeron desde métodos diagnósticos epidemiológicos y de laboratorio a las cadenas de suministro y estudios de comportamiento. Los participantes contribuyeron a elaborar un mapa integrado de las actividades en curso y previstas en el ámbito de la investigación de laboratorio, desarrollo de ensayos, vigilancia, formación, comprensión de las prácticas de riesgo e identificación de medidas preventivas.

Leer nota completa en FAO