Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Informe de población cifra en más de 100 millones las personas que precisan ayuda humanitaria

10-20-2015Greece_UNHCR.jpg (03 de diciembre de 2015).- El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) afirmó que en la actualidad hay más de 100 millones de personas con necesidad de asistencia humanitaria, el mayor número desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El informe anual sobre el estado de la población mundial reveló también que entre los desplazados a causa de conflictos o desastres se encuentran decenas de millones de mujeres y niñas adolescentes, un colectivo especialmente vulnerable.

Ante esta realidad, el UNFPA llamó a los países a tomar medidas que atiendan las necesidades y protejan los derechos de ese grupo de población.

El estudio reconoció que en la última década se han logrado avances notables en la protección de la salud y derechos de las mujeres en escenarios de crisis humanitarias; sin embargo, agregó que las necesidades han aumentado a un ritmo superior al financiamiento y los servicios que se les ofrecen.

Subrayó que a menudo las respuestas a crisis humanitarias prevén las cuestiones sanitarias, la alimentación, el albergue y el abrigo, pero dejan de lado la dignidad de las mujeres, que suelen ser víctimas de violencia sexual, trata y otros abusos.

El UNFPA recordó que en algunos países en desarrollo en circunstancias de estabilidad una niña puede ser obligada a casarse, ser víctima de trata, sufrir la separación de su familia y tener dificultades para acceder a la educación o la salud, y agregó que cuando sobreviene una crisis, tales riesgos se multiplican.

Las perspectivas de esa niña empeoran todavía más. Es posible que sea víctima de la violencia sexual, contraiga el VIH o quede embarazada en cuanto alcance la pubertad. Su futuro se desbarata, aseveró el informe.

Por otra parte, señaló que 507 mujeres mueren diariamente por complicaciones en el parto en situaciones de emergencia y Estados frágiles e instó a los países a reforzar los servicios sanitarios para evitar esos decesos, en su mayoría prevenibles.