Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

FAO impulsa iniciativa para rastrear la pesca ilegal

Foto: FAO/Alessia Pierdomenico
04-12-2017Seafood.jpg

(12 de abril de 2017).- Par poner fin a las capturas ilegales de fauna marina, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lidera una iniciativa que busca establecer normas internacionales que impidan que el pescado capturado ilegalmente sea comercializado y consumido.

La semana pasada, tras 5 años de negociaciones, una comisión de la FAO aprobó un proyecto con directrices internacionales sobre la documentación de las capturas que será adoptado por todos los países en la Conferencia bianual de esa agencia, que tendrá lugar del 3 al 8 de julio en Roma.

De acuerdo con la FAO, dichas directrices proveerán una base para rastrear a los peces desde su punto de captura y a lo largo de toda la cadena de suministro.

La documentación de las capturas, según la FAO, empieza con la certificación de pesca legal de los envíos de pescado por las autoridades nacionales. Dicha certificación acompaña al pescado que se procesa y comercializa a nivel nacional o internacional. Sólo los pescados con documentación válida pueden ser exportados o comercializados a los mercados donde exista el requisito de la certificación de captura legal.

El director adjunto de la División de Políticas de la FAO, Audun Lem, advirtió, no obstante, que el éxito de este sistema depende de la coordinación internacional.

"En el futuro, los nuevos sistemas de documentación de las capturas establecidos a nivel nacional, regional o internacional estarán sincronizados, reduciendo las barreras para poder extender su uso", acotó.

Lem añadió que, dado que las directrices exigen a los países que cumplan con las leyes internacionales vigentes, así como con los acuerdos establecidos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), los países podrán evitar conflictos comerciales indeseados.
La pesca ilegal no declarada y no reglamentada alcanza unos 26 millones de toneladas anuales, dañando los ecosistemas marinos y saboteando los esfuerzos para gestionar los recursos marinos de manera sostenible.

Con información del Centro de Noticias de la ONU