Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ECOSOC celebra sesión de alto nivel sobre Asuntos Humanitarios

02-12-2015Drought_Sahel.jpg

(17 de junio de 2015).- La necesidad imperiosa de ayuda humanitaria de millones de personas en Siria, Iraq y Yemen es conocida en todo el mundo; sin embargo, poco se escucha en las noticias sobre los 20 millones de personas que viven en riesgo de padecer hambre en el Sahel, entre ellos 1,4 millones de niños con desnutrición aguda.

Así se expresó el titular de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) al inaugurar hoy en Ginebra el segmento de alto nivel del sobre Asuntos Humanitarios del Consejo Económico y Social (ECOSOC).

Stephen O´Brien se refirió también a los 850.000 refugiados y retornados en Chad y Níger, dos de los países más pobres del mundo.

"Cada una de estas estadísticas representa la tragedia personal de alguien: el desarraigo del hogar y la comunidad, la falta de acceso a la educación, la imposibilidad de sembrar la tierra para cosechar en la próxima temporada, una vida de inestabilidad e incertidumbre", dijo el coordinador de Ayuda de Emergencia.

O´Brien afirmó que las necesidades humanitarias alcanzan un nivel récord y recordó que la Oficina a su cargo sólo ha recibido una cuarta parte de los 18.800 millones de dólares que precisa para asistir a 78,9 millones de personas en 37 países.

Subrayó que más de 110 millones de individuos dependen de las agencias humanitarias para sobrevivir y recibir protección, y advirtió que esa cifra podría aumentar debido a una amplia gama de factores como la violencia urbana, el aumento de la migración, el impacto del cambio climático y los brotes epidémicos, entre otros.

El coordinador humanitario de la ONU indicó que las crisis extendidas han llegado a ser una nueva normalidad y apuntó que en algunos lugares, los organismos de socorro se han convertido en los proveedores de servicios básicos, lo que perpetúa la dependencia.

"Debemos revertir esta tendencia si queremos satisfacer las necesidades a largo plazo de la población afectada por las crisis", enfatizó.

En este sentido, llamó a la comunidad humanitaria internacional a trabajar en conjunto con los organismos de desarrollo y los gobiernos para abordar las causas de origen de las crisis recurrentes y crónicas.

Asimismo, se refirió a la responsabilidad de los Estados de proteger a la población, urgió a las partes en conflicto en cualquier parte del mundo a respetar a los civiles y pugnó por la rendición de cuentas por parte de quienes cometan atropellos de los derechos humanos.