Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Desempleo mundial aumentará de 3,4 millones de personas en 2017: OIT

Foto: Banco Mundial
Empleo Banco Mundial.jpg
(12 de enero de 2017).- Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicado este jueves indica que la tasa mundial de desempleo aumentar ligeramente este año, pasando de 5,7% a 5,8%.

Esto representa un incremento de 3,4 millones el número de personas sin empleo.

En 2017, el número de desempleados en el mundo debería alcanzar más de 201 millones de personas - con un incremento adicional anticipado de 2,7 millones para 2018 - debido a que el ritmo de crecimiento de la población activa supera el de la creación de empleo, señala el informe "Empleo y cuestiones sociales en el mundo - Tendencias 2017" de la OIT.

"Estamos enfrentando un doble desafío: reparar los daños causados por la crisis económica y social mundial y crear empleos de calidad para las decenas de millones de personas que cada año se incorporan al mercado laboral," señaló el Director General de la OIT, Guy Ryder.

"El crecimiento económico sigue defraudando y es inferior al esperado, tanto en su nivel como en su grado de inclusión. Esto dibuja un cuadro inquietante para la economía mundial y su capacidad de crear empleos suficientes, mucho menos empleos de calidad. La persistencia de un alto nivel de formas de empleo vulnerable, asociada a una evidente falta de progresos en la calidad de los empleos - aún en países donde las cifras agregadas están mejorando - es alarmante. Debemos garantizar que las ganancias del crecimiento sean compartidas de manera inclusiva," agregó.

La economista principal en el Departamento de Investigaciones de la OIT, Verónica Escudero, diferenció la situación del mercado laboral en los países avanzados y en los emergentes y en desarrollo, siendo estos últimos los más afectados por la situación.

"Los países emergentes han sido víctimas de varias recesiones en 2016, lo cual no ha permitido un crecimiento económico suficiente para crear el número de puestos de trabajo. Una segunda razón es que existen aún desafíos estructurales como un bajo crecimiento de la productividad, desigualdad en los ingresos y, además, en algunos países como los de América Latina, altas tasas de informalidad", dijo Escudero.

En esa región las perspectivas indican que la tasa de desempleo crecería un 0,3%, situándose en 8,4%, impulsada en particular por el aumento de la desocupación en Brasil.

Entre las soluciones propugnadas por la OIT para la región se plantea que el crecimiento económico vaya unido a políticas redistributivas de las ganancias. También se sugiere la implementación de políticas laborales que favorezcan la capacitación de trabajadores para la búsqueda de un futuro empleo.

El documento indica también que el problema del desempleo es particularmente grave en América Latina y el Caribe, donde las secuelas de la reciente recesión tendrán fuertes repercusiones en 2017. En África subsahariana también se enfrenta a su tasa de crecimiento más baja en 20 años. Las dos regiones hacen frente a un fuerte aumento del número de personas en edad de trabajar.

El desempleo en Brasil debería seguir aumentando en 2017 alcanzando el 12,4%. En México, la previsión es que el desempleo alcanzará el 4%.

Por otro lado, el desempleo debería bajar en 2017 en países desarrollados, pasando de 6,3% a 6,2%. Sin embargo, el ritmo de mejoramiento disminuye y señales de desempleo estructural se manifiestan. Tanto en Europa como en América del Norte, el desempleo de largo plazo sigue siendo elevado comparado con los niveles de antes de la crisis y, en el caso de Europa, sigue subiendo a pesar de la disminución de las tasas de desempleo.

Otra tendencia clave evidenciada en el reporte es la desaceleración de la disminución de la pobreza en el trabajo que amenaza la perspectiva de erradicar la pobreza como lo estipulan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

El informe recuerda que la incertidumbre general y la falta de empleos dignos, entre otros factores, alimentan los problemas sociales y la migración en muchas regiones del mundo.

Entre 2009 y 2016, el número de personas en edad de trabajar que desean expatriarse aumentó en casi todas las regiones del mundo, con excepción del sur y sureste asiático y el Pacífico. El incremento más importante se registró en América Latina, el Caribe y los Estados árabes.

Los autores del documento estiman que un esfuerzo coordinado para adoptar medidas de estimulo fiscal y aumentar la inversión pública podrían tener un efecto positivo inmediato en la economía mundial y reduciría el desempleo mundial en 2018 de casi dos millones de personas en comparación con las previsiones iniciales.