Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Costa Rica: soluciones innovadoras para la integración de los refugiados

Foto cortesía de: ACNUR/ E. Carlaccin
1767bb85f8.jpg

(25 de febrero de 2016).- Al escuchar la palabra "refugiado" las primeras imágenes que se vienen a la cabeza de muchas personas son barcos en el Mediterráneo, carpas del ACNUR en lugares polvorientos, o personas varadas en alguna frontera en el duro invierno. Mientras que estas imágenes, desafortunadamente, representan la realidad de millones de refugiados alrededor del mundo, esas no son las únicas circunstancias en las que viven los refugiados. Una situación diferente es, por ejemplo, la que se vive en Costa Rica.

Naciones Unidas estima que para 2050 el 66% de la población del mundo vivirá en un ambiente urbano y los refugiados no serán la excepción. Los refugiados en Costa Rica son parte de los 2/3 del total de refugiados en el mundo (19,5 millones) que viven en pueblos y ciudades. Esto representa un gran desafío para el ACNUR, pasar de una situación tradicional de campamentos a entornos urbanos, donde es más difícil mapear la presencia de refugiados, pero en un ambiente mucho más propicio para asegurarles el pleno disfrute de sus derechos y el acceso a los servicios que requieren.

"... Vine a través de Panamá y llegué a Costa Rica con solo $50 dólares en mi bolsillo. Tuve que escoger. Si pagaba mi cuarto de hotel, no tenía dinero para comprar comida..." dijo un refugiado colombiano, quien ha vivido en Costa Rica desde finales de los años noventa. Esta historia es más común de lo que se pueda imaginar. De hecho, por lo general los solicitantes de asilo no pueden planear su salida y solo cuentan con lo que llevan consigo en el momento en que son forzados a huir. Al llegar a un nuevo país, necesitan apoyo e información, pero lamentablemente son víctimas frecuentes de estafas y fraudes.

Costa Rica es uno de los destinos preferidos para los solicitantes de asilo de Latinoamérica debido a su estabilidad política, su compromiso con los derechos humanos y su economía emergente. La mayoría de los refugiados viven en el área metropolitana y en los alrededores de San José, la capital del país. Muchos de ellos no son registrados regularmente debido a los altos costos de renovación de la documentación de refugiado y a los frecuentes cambios de residencia.

Actividad social en el marco de uno de los programas de medios de vida de ACNUR Costa Rica.
Para responder a este desafío, ACNUR Costa Rica organizó diferentes actividades de acercamiento, dirigidas a localizar y alcanzar las personas de interés, informarles de los servicios disponibles, los derechos que les corresponden, así como programas de integración a los que pueden acceder para así lograr una integración local efectiva y sostenible en el país. Entre las herramientas disponibles, está la innovadora solución del sitio internet ayuda.acnur.org (help.unhcr.org), que provee información relevante para solicitantes de asilo y refugiados en Costa Rica (como estatus legal, derechos y obligaciones, alojamiento, educación, oportunidades de empleo, programas de apoyo, asesoría en varios idiomas, entre otros).

Las personas pueden acceder al sitio internet desde cualquier lugar en el que se encuentren, incluso antes de su llegada. "La falta de información siempre representa un reto para nosotros (los refugiados). Acceder a la página internet es mucho más fácil y barato que hacer muchas llamadas telefónicas o estar yendo de una oficina a otra en búsqueda de información. Lo único que se necesita es estar conectado a internet. Estoy contento de haber contribuido a ayudar a otros refugiados". Dijo Andrius, un refugiado venezolano que participó en el proyecto junto con los socios de ACNUR, las ONG y el Gobierno. La Dirección de Migración y Extranjería de Costa Rica permitió que se le dé publicidad al sitio web en los principales puntos de entrada en el país (fronteras, estaciones de autobuses y aeropuertos).

El sitio web está escrito en un lenguaje sencillo y su diseño es escueto. La página ayuda.acnur.org está inspirada en el portal del Gobierno de Reino Unido, ganador del premio al mejor diseño web de 2013. "No estamos reinventando la rueda. Buscamos las mejores soluciones y las adaptamos para ayudar a los refugiados y solicitantes de asilo. Ahora tienen fácil acceso a información oficial y eso resuelve las dificultades que pueden enfrentar las autoridades y las organizaciones humanitarias para responder a un gran número de solicitudes". Dijo Valentina Duque, Asociada de Soluciones Duraderas en ACNUR Costa Rica. "El sitio internet es un medio exitoso para informar en una manera directa e innovadora a los refugiados y solicitantes de asilo sobre sus derechos y obligaciones, así como los programas locales de integración, que el ACNUR promueve en el país. El sitio internet ayuda.acnur.org será complementado más a fondo con otras iniciativas vanguardistas como los puntos de información digital que estarán localizados en lugares clave en todo el país, garantizando el acceso a esta información a las personas que no cuentan con una conexión a internet", agregó Elisa Carlaccini, Oficial de Soluciones Duraderas en ACNUR Costa Rica.

La iniciativa está respaldada por la campaña en redes sociales llamada "Ser refugiado es como ser tico" compuesta por siete videos con la participación de ocho refugiados. El mensaje principal se centra en como los refugiados y los ciudadanos cuentan con los mismos derechos y obligaciones en el país. "Esta fue una gran experiencia y me sentí muy apoyada. Ahora soy más consciente de mis derechos y me siento muy feliz porque estoy apoyando a otros refugiados" dijo Annye, solicitante de asilo colombiana.

Desde su lanzamiento oficial en junio de 2015, ayuda.acnur.org ha recibido más de 3.300 visitas. Aproximadamente el 60% de las visitas procede de Costa Rica y el otro 40% de Nicaragua, Venezuela, Colombia, Honduras y El Salvador. El sitio es también anunciado en las páginas Facebook de los principales socios implementadores de ACNUR en Costa Rica. Esto muestra que la construcción de un sitio participativo puede sumarse a los muchos esfuerzos realizados para expandir la protección y encontrar soluciones en un entorno urbano y disperso.

Fuente: ACNUR