Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Alto Comisionado advierte que el nacionalismo amenaza la recuperación de Sri Lanka

alto comisionado.jpg

(9 de febrero de 2016).- Las corrientes nacionalistas arraigadas en el conflicto de Sri Lanka no deberían socavar los esfuerzos de recuperación a largo plazo del país, aseguró hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

En una conferencia de prensa en Colombo tras reunirse con los principales líderes políticos y defensores de derechos humanos del país, Zeid Ra'ad Al Hussein señaló que hace un año, el pueblo de Sri Lanka votó a favor del cambio, la reconciliación, la verdad y la justicia, y que sería una vergüenza si una minoría de voces extremistas se impusiera para generar terror allí donde debería reinar la esperanza.

El Alto Comisionado dijo que Sri Lanka necesita un serio debate sobre estas cuestiones, de las que depende su futuro. Eso debe empezar con una discusión profunda y honesta sobre los hallazgos del informe de la ONU de septiembre de 2015, recomendó.

Si bien reconoció que la reparación de los daños del prolongado conflicto es una tarea tremendamente compleja, Zeid encomió los esfuerzos que ha hecho el país para mejorar el respeto por las libertades civiles de su pueblo. De todas maneras, alertó que el "elemento del terror" sigue presente en algunas áreas.

En un comunicado para marcar el fin de su visita oficial a Sri Lanka, el Alto Comisionado felicitó al país por crear "un nuevo entorno" tras casi 30 años de conflicto y abusos sistemáticos de los derechos humanos.

Como principal logro, destacó la restauración de la legitimidad y la independencia de la Comisión de Derechos Humanos del país. Ahora, dijo, los periodistas "gozan de una libertad mucho mayor para escribir lo que quieren escribir". También dijo que hay muchas menos denuncias de "secuestros de la camioneta blanca" de los detractores del gobierno.

Sin embargo, Zeid destacó que las instituciones estatales siguen debilitadas, por lo que Sri Lanka se encuentra todavía en su "primera fase de recuperación".