Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Agua a prueba del clima

Foto: PNUD
PNUD agua Sri Lanka.JPG (18 de enero de 2017).- Hace más de 2000 años, Sri Lanka, un pequeño país ubicado al extremo sur de India, se establecía como una de las civilizaciones con uno de los sistemas hidráulicos más complejos del mundo; elemento fundamental para un país donde el 80% del territorio está compuesto de zonas áridas propensas a la escasez de agua. Sus antiguos reyes construyeron una sofisticada red de pequeños estanques que se conectaban por canales a grandes reservorios para recolectar y redistribuir el agua, esto permitía realimentar los suelos y equilibrar las necesidades de todo el ecosistema.

El conflicto armado de Sri Lanka, de más de 30 años de duración, tuvo impactos significativos en la población. La mayoría de los aspectos de la vida se vieron perjudicados: desplazamientos forzosos, desintegración de las instituciones, daños en la infraestructura comunal y pública esencial. Las personas ya no podían acceder a los mercados como antes y el transporte de productos estaba prácticamente detenido. Comunidades que en el pasado producían abundantes cosechas de arroz, vegetales, frutas y demás cultivos comerciales, se empobrecieron.

Sin embargo, de la destrucción surgen nuevas oportunidades.

Foto: PNUD
PNUD agua Sri Lanka 2.JPG Desde 2009, fecha en que cesaron los enfrentamientos, el Gobierno de Sri Lanka ha llevado adelante un esfuerzo articulado para recuperar al país de los prolongados años de conflicto y restaurar los servicios esenciales en todos sus rincones. El país asiático ha ingresado a un período de estabilidad política, crecimiento económico y desarrollo.

En apoyo a estos esfuerzos, y con financiamiento del Fondo Especial para el Cambio Climático perteneciente al Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el proyecto "Fortaleciendo la resiliencia ante el cambio climático de la recuperación post-conflicto y el desarrollo en Sri Lanka" está implementando políticas y prácticas que permiten enfrentar los impactos de un clima cambiante.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) está trabajando para garantizar que, en el contexto posterior al conflicto, se aprovechen las oportunidades para una reconstrucción idónea, más inteligente y resiliente. Las iniciativas incluyen programas de reconstrucción y rehabilitación en la Provincia del Norte y la Provincia del Este.

En colaboración con el Ministerio de Manejo de Desastres, el PNUD ha contribuido en la rehabilitación de 34 antiguos estanques, reimplantando las milenarias características de esos reservorios que quedaron olvidadas con el paso de los siglos, mejorándolos y adaptándolos a las nuevas condiciones climáticas.

Foto: PNUD
PNUD agua Sri Lanka 3.JPG Hoy, el cambio climático expone a Sri Lanka a temperaturas más elevadas, lluvias fuertes e irregulares, y a sequías más prolongadas.

Como resultado de ello, muchos agricultores comienzan a acumular deudas.

Sin embargo, para Ganga, una joven madre de tres niños que vive en las inmediaciones del estanque de Kallanciya, la rehabilitación de estos depósitos permite a su familia tener un lugar donde bañarse, producir más cultivos, acceder a agua limpia y cuidar de su huerto (que posee más de 50 variedades de frutas, vegetales y hierbas).

"Si no tuviéramos estos estanques, no tendríamos agua para riego. Sin riego, no podríamos cultivar", dijo.

Al equilibrar las necesidades de la población que reside en estas zonas y las necesidades de todo el ecosistema, el proyecto trabaja para reactivar el equilibrio ecológico que se había alcanzado en la antigüedad y garantizar la resiliencia climática en el futuro.

Con información del PNUD