Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

PNUD y CONANP reúnen a expertos para analizar modelos innovadores de resiliencia que protejan la biodiversidad de las ANP

cq5dam.web.540.390.jpeg

(12 de mayo de 2015).- La resiliencia es la capacidad de los sistemas para mitigar, reducir impactos, absorber las perturbaciones, adaptarse o responder al cambio. Se trata también de una cualidad inherente de todos los sistemas de vida saludables: un estado de equilibrio dinámico que les permita crecer y evolucionar manteniendo su coherencia.

Es bajo estas premisas que el proyecto "Fortalecimiento de la efectividad del manejo y la resiliencia de las Áreas Naturales Protegidas para proteger la biodiversidad" del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés) realiza el taller "Resiliencia social y ecológica: principios clave y su implementación" en San José Tequesquitengo, Morelos.

Expertos internacionales participarán en el análisis para apoyar la comprensión de los principios de resiliencia y cómo implementarlos en los planes de desarrollo, valorando la importancia de los ecosistemas y la biodiversidad.

El papel vital de estos elementos en el mantenimiento de las condiciones para la vida tal como la conocemos es poco reconocido y su aplicación en las acciones y medidas para promover el desarrollo humano sustentable aún siguen siendo escasas. Ante el reto del cambio climático, esta importancia cobrará mayor fuerza y relevancia.

La resiliencia al cambio climático depende de ecosistemas saludables y de la rica biodiversidad que los sustentan. Cuanta mayor es la biodiversidad en un ecosistema y el conocimiento ecológico que poseen las comunidades que los habitan, mayor será la capacidad de recuperación de estos sistemas bioculturales. Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) representan una oportunidad única para hacer frente a estos retos, ya que, además de ser en sí mismas estrategias de adaptación y mitigación, promueven la coherencia de políticas públicas y la implementación de acciones para disminuir la vulnerabilidad.

El proyecto de Resiliencia busca mejorar el marco de gestión interinstitucional para proteger la biodiversidad amenazada por el cambio climático en las ANP de México. Promueve estrategias que fortalecen la resiliencia de los ecosistemas y las medidas necesarias para favorecer la adaptación de las especies.

Buscando institucionalizar a la resiliencia y metodologías de evaluación que incluyan indicadores con resultados cuantificables hacia un verdadero desarrollo sustentable que reduzca la pobreza, la desigualdad y la exclusión, creando espacios para un desarrollo incluyente y en equilibrio con el medio ambiente.