Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La cooperación sur-sur es fundamental para la construcción de un mundo mejor: Jorge Chediek

Foto: CINU México/Juan José Durán
Jorge Chediek
(14 de octubre de 2016).- La cooperación sur-sur juega un papel crítico y fundamental en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la construcción de un mundo mejor, afirmó el Enviado Especial de la ONU para estos temas.

"La cooperación sur-sur va a ser crítica y fundamental porque los países se identifican más con soluciones generadas a partir de otros que tienen circunstancias similares. Muchas de las respuestas que generan hoy los países del norte no son relevantes para las condiciones de desarrollo de nosotros en el sur", dijo Jorge Chediek.

En entrevista con ONU México en el marco de su visita técnica a este país, el Enviado Especial para la Cooperación Sur-Sur destacó que la Agenda 2030 requiere de una asociación global, una participación de todos los países, a fin de compartir las mejores prácticas, experiencias y recursos, así como un mayor compromiso de los países desarrollados para apoyar a las naciones en desarrollo.

El último de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible establece la necesidad de crear alianzas para lograr todas las metas adoptadas en la Agenda 2030 de la ONU. Estas alianzas tienen que realizar en todos los ámbitos, es decir, en materia de finanzas y comercio, la aplicación y transferencia de tecnología, así como para compartir datos y rendir cuentas.

"La cooperación sur-sur tiene un papel fundamental. Siempre tenemos que tener en cuenta que es complementaria y diferente de la cooperación norte-sur, la cual tiene que seguir existiendo en tanto a la obligación de los países desarrollados para contribuir más en función de la historia y de sus capacidades para hacerlo más", explicó Chediek.

"En los últimos años, los países del sur han demostrado excelentes iniciativas y han puesto en prácticas políticas que son totalmente relevantes para la obtención de esa Agenda 2030. Recientemente, hicimos una publicación y nos sentimos gratamente sorprendidos por la cantidad de iniciativas que ya se están haciendo para implementar esa agenda en todas las dimensiones: ambiental, económica y social", agregó.

Por lo tanto, la cooperación sur-sur, es decir, la cooperación entre los países en desarrollo, es un elemento crítico para la construcción de un mundo mejor y para lograr esa Agenda 2030.
Jorge Chediek recordó que la cooperación sur-sur existe desde la época de la Guerra Fría y surgió como una manifestación de solidaridad diferenciada de la ayuda que venía en ese momento, ya que era identificada con patrones geopolíticos.

Los países en desarrollo tenían más relevancia para compartir las experiencias uno con los otros y a su vez, se daba como una expresión de solidaridad sin condicionamientos políticos.
Hoy en día, este espíritu todavía anima la cooperación sur-sur, aseguró el funcionario.

En este contexto, en los últimos años, la cooperación sur-sur se ha convertido mucho más relevante, dijo Chediek, porque muchos países en desarrollo, entre los cuales se encuentran México, China, India, Brasil y varios países de África, entre otros, han mostrado y han dado el ejemplo que a partir de recetas desarrolladas en las propias naciones, se pueden obtener excelentes resultados, los cuales sirven de inspiración y de instrumento de cooperación con otros países en desarrollo del sur.

"La cooperación sur-sur es diferente y complementaria de la cooperación norte-sur. Es muy importante que la cooperación sur-sur se expanda. Hemos propuesto, y los países están discutiéndolo, la posibilidad de hacer una conferencia para relanzar la cooperación sur-sur en relación a la Agenda 2030 y a cómo se complementan al resto de la arquitectura internacional, confirmando el principio que ya tenemos, pero avanzando también en cómo la cooperación sur-sur puede ejercer esa complementariedad en la construcción de la Agenda 2030 que es lo que todos tenemos que buscar hacer", comentó.

Liderazgo de México

Jorge Chediek señaló que México ha mostrado un gran liderazgo a nivel internacional en materia de cooperación sur-sur.

"Está en una situación peculiar porque México también tiene muchos elementos desarrollados. Es miembro de la OCDE. Sin embargo, se reconoce a sí mismo como un país del sur. Entonces actúa en muchos sentidos como una bisagra, como un elemento de contacto a veces entre las agendas de la OCDE y los países del sur", dijo.

Asimismo, México cuenta con una legislación muy sofisticada que ha desarrollado en los últimos años, la cual le permite que sea un actor reconocido y sus experiencias han sido exitosas tanto a nivel federal, como a nivel de los estados mexicanos.

"Estas experiencias son muy cotizadas y generan mucho interés en otros países. México sí es reconocido y sí es un gran actor en la cooperación sur-sur", aseguró.

América Latina y el Caribe

La región de América Latina y el Caribe es la que más desarrollo tiene de cooperación sur-sur por una cuestión de afinidades culturales, de problemas, indicó el funcionario de la ONU.
"Hay una efervescencia de contactos entre los países del sur. También tenemos estructuras a través de la CEPAL que se dedican activa y exclusivamente a promover este tipo de intercambios, por lo tanto, la cooperación sur-sur en la región es muy fuerte", argumentó.

Destacó las labores de la cooperación sur-sur en la región en las áreas de la salud, donde la ONU apoya mucho a través de la OPS/OMS; en los programas sociales y también en los temas de mujeres, de género, de los pueblos indígenas.

"Hay realmente una gran colaboración y un gran trabajo compartido entre los países de América Latina. Nuestra región puede hacer más, pero hasta este momento es un modelo de cómo la región puede cooperar entre sí", subrayó.

Jorge Chediek realizó una visita técnica de tres días a México en la que participaron varios países de América Latina y el Caribe, África, Asia, Europa y Medio Oriente.

La visita fue organizada por la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la Oficina de la ONU para la Cooperación Sur-Sur (UNOSSC) y la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), con el apoyo del gobierno de Japón, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Programa Iberoamericano para el Fortalecimiento de la Cooperación Sur-Sur (PIFCSS).

"La mayoría de los países en desarrollo crearon sus entidades de cooperación para recibir y tienen problemas para adaptarlas y para compartir experiencias. México, en ese sentido, brindó un modelo muy positivo que esperamos sea emulado por varios de los países participantes y otros más", explicó Chediek.

"Es muy importante que la cooperación sur-sur se expanda. Hemos propuesto, y los países están discutiéndolo, la posibilidad de hacer una conferencia para relanzar la cooperación sur-sur en relación a la Agenda 2030 y a cómo se complementar al resto de la arquitectura internacional, confirmando el principio que ya tenemos, pero avanzando también en cómo la cooperación sur-sur puede ejercer esa complementariedad en la construcción de esa agenda que es lo que todos tenemos que buscar hacer", concluyó.

Entrevista con Jorge Chediek (video)
Entrevista con Jorge Chediek (audio)