Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

FAO, SEDESOL y UNILEVER se unen para evitar el desperdicio de alimentos y mejorar la nutrición en comedores comunitarios

©FAO/Fernando Reyes Pantoja
medium_Unilever.jpg

(12 de junio de 2017).- Con el fin de impulsar un mejor aprovechamiento y calidad de los alimentos, incluyendo técnicas para la reducción de mermas y desperdicios en comedores comunitarios, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en México (FAO), celebró el viernes pasado la firma entre Unilever México y Caribe y la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL).

"FAO celebra que empresas globales como Unilever asuman compromisos como el Plan de Vida Sustentable, buscando lograr un abastecimiento sustentable y la reducción de residuos", afirmó Fernando Soto Baquero, Representante de la FAO en México.

Actualmente la FAO estima que mil 300 millones de toneladas de alimentos se pierden o desperdician, lo que representa una paradoja frente a más de 900 millones de personas que aún pasan hambre.

Por otro lado, la pérdida y desperdicio de alimentos tienen un alto impacto en el medio ambiente, ya que son utilizadas mil 400 millones de hectáreas para producir alimentos que finalmente no llegan a la mesa de los consumidores, con una huella hídrica de 250 kilómetros cúbicos de agua y la emisión de tres mil 300 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmosfera cada año.

"La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, a la que todos los países se comprometieron, tiene entre uno de sus objetivos el lograr reducir a la mitad la pérdida y desperdicio de alimentos. Estos compromisos no son solo de los gobiernos, sino de toda la sociedad, y el sector privado es un actor fundamental en la lucha contra el desperdicio de comida, por su papel en las cadenas de producción, procesamiento y distribución de alimentos", señaló Soto Baquero.

La FAO apoya a las políticas públicas basadas en alianzas público-privadas, y ofrece su experiencia internacional en temas de legislación comparada, la medición de las pérdidas y desperdicio de alimentos, identificar sus causas y soluciones; el intercambio de experiencias entre las naciones para reducir esta problemática; así como el impulso de campañas para el consumo responsable.