Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

UNICEF llama a mejorar e incrementar la inversión en la infancia en la región

Foto: UNICEF México
UNICEF infancia.JPG (24 de octubre de 2016).- El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) hizo un llamado a los gobiernos de América Latina y el Caribe a incrementar y mejorar la inversión en la infancia para lograr que todos los niños y niñas vean cumplido su derecho a sobrevivir, alimentarse adecuadamente, gozar de buena salud, recibir una educación de calidad y a ser protegidos contra la violencia, el abuso y la explotación.

"La inversión en la infancia debe ser mayor, pero también debe ser mejor", dijo Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.

En su discurso en la inauguración en la Ciudad de México del Seminario Internacional: Hacia una mejor inversión en la infancia, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en el que participa alrededor de 300 personas de la región de Latinoamérica y el Caribe y el mundo, Skoog afirmó que la inversión en los niños debe también "ser equitativa, eficiente, transparente y efectiva", lo cual representa "un reto vital para el presente y futuro" de los países y de la población.

Convocado por UNICEF y el Gobierno de México, a través de la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo (AMEXCID) y la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), este evento internacional de dos días tiene como objetivo colocar en la agenda pública y política la importancia que tiene la inversión en la infancia como una forma de lograr que todos los niños y niñas vean cumplido su derecho a sobrevivir, alimentarse adecuadamente, gozar de buena salud, recibir una educación de calidad y a ser protegidos contra la violencia, el abuso y la explotación.

Los participantes analizan en este seminario los efectos de la crisis económica en el bienestar y en los derechos de niños, niñas y adolescentes, las estrategias de gobierno y el financiamiento de la Agenda de Desarrollo Sostenible Post 2015, así como la manera en que invierten los gobiernos de América Latina y el Caribe en este sector de su población.

"Como expresión más concreta de las prioridades de un país, el presupuesto es lo que hace posible que cada niño y niña realice su máximo potencial. La inversión pública oportuna en salud, nutrición y educación, protección y participación de los niños, niñas y adolescentes es una herramienta estratégica para romper el ciclo intergeneracional de pobreza y reducir la desigualdad", señaló Christian Skoog.

Añadió que "México ha hecho progresos importantes para identificar el gasto en la infancia, tanto a nivel federal como local, pero las asignaciones presupuestarias son todavía insuficientes y reducidas para permitir el cabal cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, sobre todo para los que viven en pobreza".

No obstante, el Representante de UNICEF en el país indicó que el gasto público destinado a la infancia en 2016 en México fue el más bajo desde 2012, por lo que consideró necesario incrementar la inversión en este sector de la población.

"Hoy contamos con herramientas para hacer asignación oportuna y adecuada para la niñez", expuso.

Gina Casar, Directora Ejecutiva de la AMEXCID, destacó durante la inauguración del Seminario "la importancia que tiene la cooperación internacional, en especial la cooperación sur-sur, para facilitar el intercambio de experiencias y buenas prácticas que permitan acercar soluciones y desarrollar esquemas innovadores de atención a las prioridades nacionales que a su vez, coadyuven al pleno cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel nacional, regional y global".

Agregó que para alcanzar estos objetivos, hay que invertir ahora en la infancia, ya que esa es la mejor inversión a largo plazo.

"Invertir en los niños asegura que todos tengan las mismas oportunidades de desarrollo", explicó Casar.

Por su parte, el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), Ricardo Bucio Mújica, aseguró que "invertir en la infancia y la adolescencia es la mejor decisión de política económica y social que puede tomar un país, pues esa inversión trae beneficios para el goce de derechos de este grupo de población, además de que propicia el desarrollo y crecimiento económico de los países".

Para ello, Bucio Mújica indicó que "las autoridades de los tres órdenes de gobierno deben asumir la responsabilidad que les da la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA), para destinar los recursos necesarios que logren el cumplimiento de los cambios legales, institucionales, culturales y de políticas públicas que demandan las niñas, niños y adolescentes, entre otras, la recién aprobada Política Nacional 25 al 25, que contempla 25 metas nacionales en favor de los derechos de sus derechos, a cumplirse en el año 2025, y que encuentran sustento en los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

Los Estados Miembros de Naciones Unidas aprobaron en septiembre de 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y enfrentar el cambio climático. Once de estos ODS están relacionados directamente con los niños y las niñas.

En términos de infancia se apuesta por poner fin a la mortalidad entre recién nacidos y niños menores de cinco años, poner en marcha medidas para acabar con todas las formas de desnutrición, promover la alimentación sana y nutritiva de la niñez, eliminar la pobreza infantil en todas sus dimensiones, velar por la educación primaria y secundaria gratuita y de calidad, asegurar acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia, eliminar la violencia contras mujeres y niñas, y poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra los niños y niñas antes del 2030.

El éxito de los países para lograr las metas acordadas en esta Agenda de Desarrollo Sostenible depende en gran medida de las inversiones que harán en cada uno de los ámbitos de la misma.