Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Se requieren empleo y salario dignos para el desarrollo sostenible

Foto: CINU México/Pierre-Marc René
IMG_3190.JPG (27 de septiembre de 2016).- Para lograr un desarrollo sostenible de los países y reducir la pobreza, se requieren empleos y salarios dignos, así como políticas de empoderamiento de las mujeres, afirmó Hugo Beteta, Director General de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en México.

En entrevista con ONU México en el marco de la Conferencia Internacional Estado del Arte del Salario Mínimo, que se lleva a cabo este martes y miércoles en la Ciudad de México, Beteta indicó que el país tiene el salario más bajo entre las naciones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y uno de los más bajos de América Latina.

El salario mínimo en México es de 73,04 pesos al día (3,76 dólares).

"En el caso de América Latina, en la mayoría de los países ha habido una evolución positiva del salario mínimo, pero México es la gran excepción. Es el único país del hemisferio donde el salario mínimo está debajo de la línea de pobreza", dijo al expresar su preocupación por el sueldo que se percibe en el país.

Asimismo, señaló que esta situación contrasta con otros indicadores económicos en la región, ya que de manera paralela, México es la segunda economía más grande y el primer lugar en exportación de bienes manufactureros.

Por lo tanto, el mensaje de la conferencia, señaló, es "quien trabaja no debe ser pobre", recordando que la CEPAL hace una conexión directa entre el salarios mínimo y los derechos humanos.
El salario mínimo también se refleja en la productividad del país.

"Los niveles de productividad de México son comparables con los Chile, pero en Chile el salario mínimo es cuatro veces más alto que el de México. El salario mínimo ni siquiera ha acompañado la evolución de la productividad en México", explicó Beteta.

Empoderamiento de las mujeres

La perspectiva de género en materia de salario mínimo en México es fundamental para el desarrollo sostenible del país, comentó Beteta.

"A pesar de que sólo un 38% de la participación de los trabajadores son mujeres, más del 55% de quienes perciben el salario mínimo o menos son mujeres. Hago un llamado por la autonomía económica de las mujeres. Nosotros pensamos que el gran actor social que debe estar atrás de la lucha por un salario mínimo digno son las mujeres", expuso.

Agregó que "no hay política social que aguante un mal salario y mal salario mínimo. Es imposible reducir la pobreza sosteniblemente si no hay un aumento sostenido en los salarios ", dijo.
Beteta consideró que la política económica debe apuntalar la política social, puesto que no se le puede atribuir sólo a la política social la reducción de la pobreza.

"La mejor política social es un empleo digno con un salario digno como lo ha argumentado también la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta preocupación con el salario mínimo también es una preocupación sobre evitar que aumente la pobreza en un momento en el cual la región tiene una desaceleración importante", afirmó.

"También es una preocupación sobre la desigualdad. El salario es una bisagra entre lo económico y lo social sumamente importante, y aún más en este momento para América Latina y para México", concluyó.

Entrevista con Hugo Beteta, Director General de la sede subregional de la CEPAL en México