Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Revolución silenciosa del sector agrícola es un catalizador para desarrollo

Foto: CINU México/Pierre-Marc René
mercado
(27 de marzo de 2017).- La urbanización sostenible plantea nuevos desafíos y oportunidades para redefinir los sistemas alimentarios y agrícolas de manera que beneficien tanto las ciudades como al campo, asegura un nuevo informe de la FAO.

El reporte, presentado por la agencia y el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias, resalta que satisfacer la creciente demanda urbana de alimentos podría generar perspectivas de empleo y desarrollo necesarias para las personas que viven en el campo en los países en desarrollo, y al mismo tiempo, facilitar el acceso a alimentos más saludables en las ciudades.

"La creciente demanda puede aumentar los ingresos de las personas pobres en las zonas rurales, cuyo sustento es la agricultura familiar", aseguró el Director de la FAO, José Graziano da Silva.

Da Silva consideró que el aumento del número de personas en la ciudad no beneficiará automáticamente a los campesinos, por lo que se deben buscar soluciones para tomar ventaja de la urbanización y prevenir que afecte las necesidades nutricionales, acabe con los recursos naturales y tenga influencia negativa sobre el empleo, los salarios, la migración, entre otros factores críticos.

Según el documento, que abarca una amplia gama de cuestiones relacionadas con la urbanización, 2.500 millones de personas más vivirán en la ciudad para 2030. En África y Asia ocurrirá el 90% del incremento.

Por lo tanto, mejores carreteras, una electrificación extensa y fiable, transporte refrigerado y mejores instalaciones de almacenamiento son clave para desarrollar cadenas de valor y hacer que los sistemas alimentarios sean más eficientes e incluviso, recordó Graziano da Silva, señalando que esa transformación llevará también a los agricultores a producir alimentos de mayor valor y más nutritivos, algo esencial para nutrir de forma adecuada a la creciente población urbana.

"Las ciudades de tamaño intermedio pueden ser, la mayor parte de las veces, promotoras eficaces del desarrollo rural. Unos vínculos solidos entre las zonas rurales y urbanas permiten además a los migrantes mantener lazos más estrechos con sus redes familiares, mientras que si estos lazos se rompen, salen perjudicadas tanto las zonas rurales como las urbanas", aseguró el Director General de la FAO.

Los expertos han examinado las cadenas de valor rural-urbanas que suministran sus principales alimentos básicos - papa, arroz y tef - a las ciudades en Bangladesh, China, India y Etiopía, y encontrado que el sector agrícola está en una "revolución silenciosa", ya que los agricultores están empleando nuevos insumos y prefieren variedades de mayor calidad que las de mayor rendimiento, para responder a la demanda de consumidores urbanos dispuestos a pagar precios elevados.

Proliferan además nuevas técnicas en el sector de la post-producción, como el almacenamiento en frío a gran escala utilizado por los pequeños campesinos en la India y Bangladesh, cuyo uso fomenta también los sistemas locales de crédito y permite a los agricultores acceder a semillas e insumos mejorados.

En ese sentido, afirmaron que crear mejores infraestructuras rurales es rentable tanto para los agricultores como para los residentes en las ciudades.