Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Repensar la educación y la formación es clave para resolver la crisis laboral de millones de jóvenes en América Latina

) La Directora Regional de la OIT, Elizabeth Tinoco, planteó en el marco de la reunión del Foro económico Mundial (WEF) en esta ciudad la necesidad de repensar las estrategias de educación para el trabajo en América Latina, como parte esencial de los esfuerzos para enfrentar una crisis que tiene a 7,5 millones de jóvenes desempleados y a 27 millones en condiciones de informalidad.

"La educación y la formación deben responder a las necesidades actuales y futuras del mercado de trabajo si queremos cubrir las vacantes disponibles", destacó Tinoco quien dijo que en la actualidad hay situaciones de "desajuste" entre la oferta y la demanda de mano de obra, lo cual afecta en forma especial las posibilidades de conseguir un empleo de calidad de muchos jóvenes que inician su vida laboral.

La Directora de la OIT para América Latina y el Caribe asistió a la reunión del Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica 2013 que concluye este jueves en Lima, y participó en un foro sobre "Educación para el empleo".

Tinoco destacó la importancia de adoptar medidas deliberadas para abordar este tema, comenzando por mejorar la cobertura y calidad de la educación básica y por reducir el número de deserciones escolares. El sistema educativo debe ofrecer "competencias básicas" para la vida laboral.

Por otra parte, planteó la necesidad de reforzar el vínculo entre educación, formación y el mundo del trabajo, a través de estrategias que incluyan la participación de los interlocutores sociales y que conecten al sector proveedor de capacitación con las empresas que generan 80% de los empleos disponibles.

También se refirió a la necesidad de potenciar los sistemas de aprendizaje y de pasantías, que son esenciales para facilitar el acceso de los jóvenes al trabajo. Recordó que las tasas de desempleo juvenil en la región duplican las generales y triplican las de los adultos, y que 6 de cada 10 jóvenes sólo consiguen trabajo en condiciones de informalidad.

"El talento humano es el factor productivo más importante de la economía contemporánea", recordó Tinoco.

Sin embargo, se estima que en la región hay 22 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, en gran parte debido al desaliento que genera un mercado laboral con escasas oportunidades.

Frente a este escenario "no es raro que un joven se pregunte ¿para qué estudio, si de todas maneras no consigo un trabajo, o cuando lo consigo es un trabajo precario?", comentó la Directora de la OIT.

Tinoco destacó la importancia de ser innovadores al diseñar los sistemas de desarrollo de competencias laborales, de recurrir al intercambio de experiencias y de fomentar el diálogo social con empresarios, sindicatos y gobiernos para garantizar que las estrategias sean viables y respondan a necesidades de la economía real.

"Es importante que no nos enfoquemos solamente en la calidad de la formación, sino también en la calidad del trabajo y el ofrecimiento de condiciones laborales atractivas para los jóvenes", agregó.