Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU Mujeres y OIM alertan sobre la vulnerabilidad de las trabajadoras migrantes

Foto: ACNUR/Markel Redondo
RF227000_20151007_MEX_Markel-Redondo_92.jpg
(19 de septiembre de 2016).- Las mujeres representan casi la mitad de los 244 millones de migrantes y el 50% de los cerca de 20 millones de refugiados en el mundo, destacó hoy ONU Mujeres.

En un evento sobre la protección de los derechos humanos de las migrantes trabajadoras, celebrado en la sede de la ONU en Nueva York, la entidad también subrayó la importancia de las remesas que envía esa población.

Ese dinero sirve para mejorar los medios de subsistencia y la salud de sus familias en sus países de origen y ayuda a fortalecer las economías, dijo ONU Mujeres.

Según datos del organismo, en 2015, los migrantes enviaron una cifra superior a los 432.000 millones de dólares a los países en desarrollo, tres veces más que el monto de la ayuda oficial al desarrollo.

El encuentro fue organizado conjuntamente por la Misión Permanente de México ante Naciones Unidas, así como la de Filipinas y Moldova.

Bruno Ríos, segundo secretario de la Misión de México explicó la dimensión de la situación en su país, que se ha convertido en uno de origen, destino y retorno de migrantes.

"La mayoría de los migrantes de México van a Estados Unidos, cerca de 12 millones de personas, de los cuales el 47% son mujeres. El 10% de esa población, 1,44 millones de mujeres, se estima que son trabajadoras en el exterior", explicó el delegado de México.

También señaló que éstas afrontan mayores riesgos de violencia de género y discriminación, incluyendo la explotación sexual y la trata, además de abusos en la esfera del trabajo, especialmente cuando se encuentran en situación de documentación irregular.

Para abordar esta cuestión de una manera más sostenible, ONU Mujeres llamó a poner a esa población en posiciones de decisión para que puedan influir en las políticas y soluciones al problema.

Por otro lado, en un comunicado conjunto, ONU Mujeres y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hicieron un llamado el viernes pasado a los líderes del mundo a desarrollar políticas migratorias que incluyen y protegen a las mujeres migrantes y refugiadas.

Señalaron que las mujeres y las niñas migrantes enfrentan varios tipos de discriminación. Como mujeres, migrantes y trabajadoras. Sus vulnerabilidades incluyen una alta exposición a la explotación, abusos sexuales, físicos y psicológicos, violencia, falta de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, tráfico humano y diferentes formas de esclavitud contemporánea.

"Las normas internacionales establecen los derechos a la igualdad de trato y la no discriminación. Las políticas a nivel nacional pueden impedir sin querer que estas normas sean puestas en práctica. Es el momento de establecer políticas nacionales que protegen específicamente y salvaguarden los derechos y necesidades de las mujeres. Es el momento de ser mejores, informados con mayor precisión", indica el documento.

"La falta de datos desagregados por sexo es un aspecto de esta supervisión que necesita ser rectificada. Con una base de datos más sólida, las políticas pueden ser más enfocada para hacer frente a las vulnerabilidades específicas de las mujeres y las niñas y impactar a millones de personas", agrega.

Las agencias de la ONU afirmaron que la migración puede ser un proceso de empoderamiento si se protegen los derechos humanos y laborales de los migrantes.

"Una migración segura, ordenada y regulada puede permitir a mujeres y hombres desarrollar nuevas capacidades, ganar salarios más altos que en sus países de origen, convertirse en emprendedores y contribuir de manera importante en el crecimiento de la economía de su lugar de origen cuando remiten sus ganancias. La migración puede incrementar su acceso a la educación y sus oportunidades económicas, frenar normas y expectativas de género perjudiciales y mejorar sus estatutos sociales y políticos", expusieron.

Por lo tanto la OIM y ONU Mujeres solicitaron a los países, instituciones privadas y la sociedad civil una respuesta positiva y asistencia a los migrantes vulnerables.