Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU Mujeres participa en el proceso de paz en Colombia

Foto: CINU México/Pierre-Marc René
Belen Sanz (03 de marzo de 2017).- La Oficina en Colombia de ONU Mujeres trabaja en visibilizar el impacto del conflicto armado en la vida de las mujeres y las niñas para que tengan un rol participativo en la construcción del proceso de paz en ese país.

"La implementación de los acuerdos tiene que contar con la participación de la sociedad civil y de las mujeres tanto a nivel nacional como a nivel local. Hemos visto en todos los procesos de paz del mundo que uno de los factores de éxito es la participación de la sociedad civil y uno de los factores de fracaso y de no sostenibilidad de esos acuerdos es la falta de participación de estos grupos", explicó Belen Sanz, Representante de ONU Mujeres en Colombia.

La participación en el proceso de paz en Colombia es uno de los principales mandatos de ONU Mujeres en ese país, por lo que la agencia de Naciones Unidas se ha planteado promover la agenda de los derechos de las mujeres en temas de empoderamiento, derechos económicos y políticos para que sean parte del plan nacional de desarrollo a fin de que se pueda dar una transición del conflicto hacia la paz.

Desde el inicio de las negociaciones de la paz entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Naciones Unidas participó activamente en las conversaciones y ONU Mujeres ha venido apoyando la participación de las mujeres en este proceso de diálogo.

"Al principio no había mujeres como negociadoras plenas y potenciarías, ni tampoco estaba reconocido el rol de organizaciones de mujeres en la interlocución y provisión de insumos. ONU Mujeres, dentro del Sistema de Naciones Unidas, apoyó la participación cualificada de mujeres en la mesa de negociación, la articulación de la sociedad civil y organizaciones de mujeres en torno de las negociaciones por medio de insumos técnicos, de apoyar coaliciones amplias y de hacer llegar la voz y las propuestas de las mujeres colombianas en su diversidad a la mesa de conversaciones", dijo Sanz.

La Representante de ONU Mujeres aseguró que la participación de las mujeres es importante porque se han atribuido los impactos del conflicto armado a efectos neutrales para hombres, mujeres, niños, niñas y la población LGBTI, aunque la tarea de la agencia de la ONU fue precisamente visibilizar que no es impacto neutral.

"La manera en cómo el conflicto armado impacta la vida de la población por género, es muy distinta. La mayoría de los sobrevivientes del conflicto son mujeres. Los hombres son los principales desaparecidos forzados y son las mujeres que se tienen que hacer cargo de la búsqueda de sus familiares desaparecidos, del sostenimiento de sus familias y lo mismo sucede con el desplazamiento forzado", relató.

Recordó que más de la mitad de las personas desplazadas en Colombia son mujeres y la mayoría de ellas no tienen la autonomía económica para sostener a las familias que quedan afectadas por el desplazamiento.

Además, señaló Sanz, los impactos directos del conflicto armado tienen que ver con la violencia sexual contra las mujeres y las niñas, puesto que representan cerca del 86% de todas las víctimas de este delito cometido en el país.

El Acuerdo de Paz firmado entre el gobierno de Colombia y las FARC establece la necesidad de la participación de la Misión Especial de la ONU en esa nación en el proceso de reinserción social de los miembros del grupo armado con un enfoque particular en las mujeres y menores.

"Hemos aprendido en otros procesos de paz del mundo, incluyendo Centroamérica, que gran parte de las fallas de los programas de reincorporación o de reinserción tiene que ver con una mirada neutral hacia estos programas, como si las necesidades de los hombres y mujeres fueran las mismas y se ha fracasado mucho en materia de necesidades e intereses que las mujeres excombatientes puedan manifestar", argumentó.

Por lo tanto, en el proceso actual de paz en Colombia se trabaja con especial énfasis en el tema de salud sexual y reproductiva de las mujeres excombatientes de las FARC.

"Las FARC están en un proceso de concentración y de ubicación especificas previo a la dejación de las armas y a la reincorporación a la vida civil. Creemos que en estas zonas es fundamental que haya servicios de atención en salud sexual y reproductiva. Muchas mujeres tienen grandes problemas de salud porque llevan muchos años en la selva, en el monte; muchas de ellas están embarazadas", comentó.

Belen Sanz afirmó que se ha reportado un incremento de embarazos desde que se firmó el Acuerdo de Paz, lo cual implica que las mujeres excombatientes pueden tener muchas necesidades en materia de salud.

La Representante de ONU Mujeres señaló que la agencia de Naciones Unidas trabaja en el tema de la formación en materia de participación política y comunitaria, así como en el derecho económico de las mujeres para que ellas puedan tener acceso a una educación formal e informal y a iniciativas de emprendedurismo económico.

"La tarea no es menor, pero creemos que Colombia tiene la capacidad para dar respuesta a estos retos. Para poder responder a las necesidades de las mujeres excombatientes, lo primero que hay que hacer es escucharlas y desde la cooperación internacional de mujeres, estamos en total disposición a ese proceso", concluyó Sanz.

Entrevista con Belen Sanz, Representante de ONU Mujeres en Colombia