Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU lanza en México campaña para personas migrantes y refugiadas

Foto: CINU
Panel-JUNTOS_Metro-1.jpg (16 de marzo de 2016).- Ante el incremento a nivel mundial de la migración y solicitudes de asilo, varias agencias de la ONU en México se unieron para lanzar este jueves una campaña a fin de cambiar la narrativa y la idea colectiva que se tiene sobre las personas refugiadas y migrantes.

México es el primer país en lanzar la campaña global de la ONU titulada Juntos, cuyo material está difundido en las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México con la colaboración de ISA Corportativo.

Los mensajes de esta campaña también están difundidos en las redes sociales, radios y televisión.

La iniciativa, organizada por el Centro de Información de la ONU para México, Cuba y República Dominicana (CINU), y apoyada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de Población (UNFPA), y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), busca mostrar que las personas refugiadas y migrantes contribuyen al crecimiento económico.

Esta gente se incorpora a la fuerza de trabajo, ayudan a solucionar el envejecimiento de las poblaciones y, en 2015, las contribuciones económicas de las personas migrantes alcanzaron el 10% del Producto Interno Bruto mundial.

Estos argumentos deben ser más poderosos que los prejuicios y la xenofobia, indicó Giancarlo Summa, Director del CINU.

Recordó que la migración siempre ha estado ligada a la historia de México.

De 2011 a 2016, indicó, el número de personas que solicitaron asilo en el país se incrementó en 1060%. Sólo en 2016, 8.781 personas solicitaron protección como personas refugiadas y más del 90% vienen de Honduras, El Salvador y Guatemala, países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica, aunque se ha reportado recientemente un aumento de personas provenientes de países africanos y asiáticos.

La violencia, los conflictos armados, el crimen organizado, la persecución y la inseguridad causaron que a nivel global haya actualmente más de 60 millones de personas que sufren el desplazamiento forzado y no pueden regresar a sus hogares. Los refugiados, obligados a abandonar sus hogares y sus vidas, parten en busca de una vida mejor pero a veces se enfrentan a la intolerancia y el rechazo.

Para responder y luchar contra la xenofobia y la desinformación, la ONU difunde una serie de mensajes para sensibilizar la población sobre la situación de las personas migrantes o refugiadas, las cuales merecen respeto, seguridad y dignidad.

"Los migrantes no son criminales, no son, en su gran mayoría, un problema. Son gente que quiere una vida mejor para sí mismo y sus hijos. Hay un problema global de cómo funciona la economía y la globalización, y muchas razones que obligan a las personas a migrar. Lo único podemos hacer es ofrecer nuestra solidaridad a los migrantes que llegan y a los migrantes que vuelven", dijo Giancarlo Summa.

Señaló que las sociedades se crean a partir de los flujos de gente, los ingresos de nuevas capacidades y nuevas formas de pensar, y las contribuciones que estas personas pueden dar.
"Hay que trabajar con la educación, con campañas de solidaridad y de concientización", expuso.

El Director del CINU comentó que los Representantes de las Agencias de la ONU en México realizaron recientemente una visita a Tapachula, Chiapas, donde pudieron ver y analizar la situación de la migración en la frontera sur mexicana, donde miles de personas provenientes de Centroamérica transitan para huir de la violencia que afecta a sus países.

Tapachula es donde existe la mayor problemática de migración que entra al país, ya que es uno de los principales puntos de ingreso de la población migrante y refugiada.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en el país se ha registrado la llegada de más de 450.000 personas que cruzan cada año la frontera entre México y Guatemala para pedir asilo o seguir su camino hacia Estados Unidos.

El Instituto Nacional de Migración reporta a su vez que en 2016 ingresaron por el estado de Chiapas dos millones 958 mil 230 personas, lo cual representa el flujo migratorio regular, sea para turismo o trabajo.

"La mayoría de estas personas son gente como nosotros que buscan una vida mejor. Entre ellas, hay miles de niños o de menores que solitos cruzan la frontera, enfrentan todo tipo de obstáculos y de peligro. Nunca debemos tener perjuicios contra los migrantes y refugiados. Tenemos que ofrecerles nuestra solidaridad y no nuestro rechazo", expresó Summa.

"No hay muros que pueden parar la desesperación que enfrentan estas personas", concluyó.

Boletín de prensa