Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

ONU lamenta la muerte de Rodolfo Stavenhagen

Foto: ONU-DH México
Rodolfo Stavenhagen.jpg
(07 de noviembre de 2016).- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México (ONU-DH) lamentó el fallecimiento de Rodolfo Stavenhagen, ocurrido el pasado sábado en la ciudad de Cuernavaca, a la edad de 84 años.

El sociólogo mexicano fue el primer Relator Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, cargo que desempeñó de 2001 a 2008. ONU-DH señaló que Stavenhagen hizo importantes contribuciones a la reivindicación de los derechos humanos de los pueblos indígenas de todo el mundo.

"Su muerte supone la pérdida de un mexicano universal, no obstante las causas que con gran talento y devoción impulsó siguen vigentes", recordó la agencia de la ONU.

La ONU-DH expresó condolencias a los familiares y amigos de Stavenhagen y manifestó que los pueblos indígenas pierden en él a uno de sus "principales aliados, siempre promotor y defensor de sus derechos humanos".

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) lamentó el fallecimiento del mexicano.

"Es una triste noticia que no sólo enluta a México, sino también al resto de los países de América Latina y el Caribe y a sus pueblos indígenas, que vieron en él a un incansable luchador por el respeto a sus derechos humanos y su dignidad", afirmó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

En una carta, la Representante del organismo regional destacó la profunda convicción de Rodolfo Stavenhagen, que lo llevó a ser nombrado Relator Especial de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas y un vector clave en los procesos de aprobación de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los Pueblos Indígenas.

"Ambos roles los jugó en silencio, sin afanes de reconocimiento, con el sólo impulso de su convicción", resaltó.

Alicia Bárcena expresó también su "solidaridad, cariño y apoyo" a los familiares y amigos del sociólogo mexicano, "así como al pueblo de México, patria adoptiva que asumió propia y a la que sirvió con lealtad desde su pensamiento y labor".

"Compartimos con Rodolfo la idea de que es la igualdad la que debe estar en el centro del desarrollo, para avanzar hacia sociedades más justas y equitativas" escribió Bárcena.

"El respeto por nuestros pueblos originarios, las mujeres, los niños, es fundamental", concluyó.