Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Nuevo programa fortalecerá la resiliencia al cambio climático en el Corredor Seco Centroamericano y en República Dominicana

fao.jpg

(08 de junio de 2017).- Un nuevo programa regional apoyará a las comunidades más vulnerables del Corredor Seco Centroamericano y las zonas áridas de República Dominicana a enfrentar los efectos del cambio climático y aumentar su resiliencia.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aportó 2 millones de dólares para la formulación del programa, gracias a un acuerdo firmado ayer con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La Comisión de Ambiente y Desarrollo del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) llevará la dirección estratégica del programa y lo presentará al Fondo Verde del Clima para obtener financiamiento para su implementación, el cual se estima cercano a los 400 millones de dólares.

El programa es particularmente importante ya que, de acuerdo con el Índice de Riesgo Climático de largo plazo, Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador forman la parte más expuesta y vulnerable del Corredor Seco Centroamericano, que reúne 10,5 millones de personas y la mitad de los productores familiares de granos básicos de Centroamérica.

Según la FAO, 1.6 millones de personas se encuentran en inseguridad alimentaria en el Corredor Seco, en zonas con infraestructura y servicios limitados y pocos recursos para hacer frente al cambio climático.

El programa regional promoverá sistemas agroalimentarios sostenibles. Su eje principal será fortalecer las capacidades de los países miembros del SICA para cumplir con los compromisos de la agenda ambiental y asegurar una adecuada gestión de los ecosistemas y la biodiversidad.

Tito E. Díaz, Coordinador de la FAO para Mesoamérica, destacó que el cambio climático exacerba las condiciones de vulnerabilidad de las familias que viven en el Corredor Seco Centroamericano.

"Es indispensable pasar de la respuesta a emergencias a una acción integral en términos ambientales y socio económicos, que enfrente las causas estructurales de la vulnerabilidad, la degradación de los recursos naturales, la desigualdad, la pobreza y la poca diversificación de los medios de vida", dijo Díaz.

El nuevo programa permitirá diseñar mecanismos financieros innovadores para mejorar la resiliencia de los medios de vida de miles de agricultores familiares, y fortalecer los sistemas de información agroclimática y de alerta temprana.