Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Niños y niñas arriesgan todo para huir de la violencia

Foto: UNICEF
UNICEF migrante.JPG (27 de marzo de 2017).- Cada año miles de niños y niñas migran a México sin la compañía de un adulto para huir de la violencia de las pandillas y de la pobreza en Guatemala, Honduras y El Salvador.

En 2016, las autoridades migratorias mexicanas detectaron a 40,542 niños, niñas y adolescentes provenientes de estos países, de los cuales cerca de la mitad (17,889) viajaban sin el acompañamiento de un adulto.

La gran mayoría de estas personas menores de edad eran de origen centroamericano, expuso UNICEF, ya que de los 17,889 niños migrantes no acompañados identificados por autoridades mexicanas en 2016, 17,550 (98%) provenían del Triángulo Norte de Centroamérica: Guatemala 8,764 (49.9%), Honduras 4,533 (25.3%) y El Salvador 4,253 (24.8%). Muchos de estos niños y niñas escapan de sus países de origen para sobrevivir o para rehacer sus vidas, y vienen de contextos en los que sus derechos han sido constantemente vulnerados.

"Hay un aumento desde hace tiempo de niños, especialmente de niños, niñas y adolescentes no acompañados. Huyen de unas condiciones muy difíciles de pobreza, de falta de oportunidades, pero también de violencia y de extorsiones en sus países de origen, sobre todo en Guatemala, Honduras y El Salvador. Hemos escuchado historias terribles. Para sobrevivir optan por huir", explicó Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.

En entrevista con ONU México, Skoog señaló que una vez en México, los menores buscan una vida digna y mejor, aunque en el camino corren muchos riesgos, como accidentes, violencia, discriminación, persecución por parte del crimen organizado e incluso maltrato institucional. Estas situaciones dejan huellas negativas muy profundas en los niños.

El aumento de niños y niñas migrantes y refugiados no acompañados ha aumentado 333% entre 2013 y 2015, al pasar de 5,596 a 18,650.

"En los últimos meses se ha mantenido el flujo frente a la situación cambiante en Estados Unidos en la política, esperando ver cómo será la realidad de esta política migratoria. Sin embargo, el flujo migratorio en general no ha bajado, aunque esperamos que el número de migrantes que se va a quedar en México vaya a aumentar", indicó Skoog.

Por lo tanto, el Representante de UNICEF afirmó que estos niños y niñas necesitan el apoyo de todos que para que se garanticen sus derechos y no sean discriminados.

Si bien UNICEF y todo el Sistema de la ONU trabaja desde hace varios años para acompañar al Estado mexicano en sus esfuerzos para asegurar la protección de los menores en su estancia en el país y para que se respeten sus derechos a la educación y salud, así como a la asistencia legal para solicitar asilo, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia lanzó recientemente una campaña para frenar la discriminación contra las personas migrantes y refugiadas.

"El llamado ahora es hacia la población a no discriminar a estos niños y niñas. También pueden ser mexicanos que regresan de Estados Unidos porque fueron retornados y que tienen que integrarse nuevamente a su ciudad de origen", explicó Skoog.

Agregó que las personas migrantes y refugiadas, así como los connacionales retornados a México pueden beneficiar al país.

"Hay que ver el lado positivo de su regreso o su estancia en el país si hablamos de migrantes de otras naciones. Ellos pueden aportar algo al país y tienen derechos tanto en sus países de origen como en las naciones de destino. Se requiere una apertura hacia esta migración", afirmó.

UNICEF comentó que es importante derribar las barreras de la discriminación y el rechazo que prevalecen hacia los migrantes. Según la Encuesta Nacional sobre la Discriminación en México (ENADIS 2010), la cual muestra que el 20.5% de las personas migrantes opinan que el principal problema que enfrentan en este país es la discriminación; 17% dicen que la inseguridad, 14% la falta de documentos, 3% el abuso de autoridad y 1% la violación de sus derechos.

"La xenofobia, el racismo e incluso el maltrato institucional son barreras invisibles que todos debemos y podemos derribar", añadió Christian Skoog.

Entrevista con Christian Skoog, Representante de UNICEF en México