Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

México debe ser solidario con los niños migrantes y refugiados, pide UNICEF

Foto: UNICEF/ A. Carlomagno
UNICEF migración 2.JPG (10 de marzo de 2017).- Cada año, miles de niños, niñas y adolescentes están forzados a migrar por huir de la violencia, reunirse con sus familias o encontrar mejores oportunidades.

Por su situación geográfica, México es un país de origen, transito, destino y retorno de miles de menores migrantes y refugiados. En 2016, 40,542 niños fueron identificados por autoridades migratorias mexicanas, de los cuales 17,889 viajaban sin la compañía de un adulto.

Por lo tanto, el país debe continuar mostrando su compromiso y solidaridad con estos niños que son especialmente vulnerables ante contextos migratorios.

"Los migrantes han enriquecido al país aportando su cultura, trabajo y talento. Todos podemos y debemos promover una actitud solidaria con ellas y con ellos, especialmente con los niños, niñas y adolescentes, así como una cultura de no discriminación, protección, integración y garantía de derechos", dijo Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.

UNICEF llama a romper las barreras de la discriminación, la intolerancia y el rechazo, y trabaja de la mano con autoridades mexicanas para promover una cultura de respeto hacia los niños, niñas y adolescentes migrantes y refugiados.

Según la Encuesta Nacional sobre la Discriminación en México (ENADIS 2010), la cual muestra que el 20.5% de las personas migrantes opinan que el principal problema que enfrentan en este país es la discriminación; 17% dicen que la inseguridad, 14% la falta de documentos, 3% el abuso de autoridad y 1% la violación de sus derechos.

La agencia de la ONU recordó que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes abre oportunidades para garantizar sus derechos durante todo el circuito migratorio, pero también en los lugares de tránsito y destino a través de mecanismos institucionales especializados y herramientas de protección, entre ellos, la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

"La xenofobia, el racismo e incluso el maltrato institucional son barreras invisibles que todos debemos y podemos derribar", añadió Christian Skoog.

De los 17,889 niños migrantes no acompañados identificados por autoridades mexicanas en 2016, 17,550 (98%) provenían del Triángulo Norte de Centroamérica: Guatemala 8,764 (49.9%), Honduras 4,533 (25.3%) y El Salvador 4,253 (24.8%). UNICEF señaló que muchos de estos niños y niñas escapan de sus países de origen para sobrevivir o para rehacer sus vidas, y vienen de contextos en los que sus derechos han sido constantemente vulnerados.

Agregó que como México es un país tradicionalmente hospitalario que ha abierto las puertas a miles de migrantes y refugiados de diferentes orígenes, es importante derribar las barreras de la discriminación y el rechazo que prevalecen hacia los migrantes.