Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

Mayo de 2016 bate nuevos récords: OMM

Foto: NASA
nasa_globe.png (17 de junio de 2016).- En mayo de 2016 se han vuelto a batir récords de temperatura mundial, según los datos recién publicados por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), que también señaló que esta primavera (en el hemisferio norte) ha sido la más cálida jamás registrada, informó la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La temperatura ha sido especialmente elevada en el Ártico, lo cual ha adelantado mucho el derretimiento anual del hielo marino en el Ártico y de la cobertura de hielo en Groenlandia. La extensión del manto de nieve fue excepcionalmente reducida en el hemisferio norte.

Las temperaturas sin precedentes de mayo vinieron acompañadas de otros fenómenos extremos, como las muy intensas precipitaciones registradas en algunas zonas de Europa y del sur de Estados Unidos de América y una decoloración grave y generalizada de los corales.

"La situación del clima observada hasta este momento del año nos da muchos motivos de alarma," declaró David Carlson, Director del Programa Mundial de Investigaciones Climáticas. "Estamos viendo temperaturas excepcionalmente elevadas, tasas de derretimiento de la cobertura de hielo en marzo y mayo que normalmente no se dan hasta julio, episodios de lluvias sin precedentes en esta generación. La intensidad excepcional del fenómeno El Niño es responsable solamente en parte. Lo anormal es ahora la norma."

"Especialmente inquietantes resultan los rápidos cambios observados en el Ártico, pues lo que sucede en esa zona tiene repercusiones para el resto del planeta. Lo que nos preguntamos es: ¿los cambios seguirán sucediendo a este ritmo? ¿se acelerarán? Nos adentramos en terreno desconocido."

Los avances realizados en los ámbitos de la investigación y las observaciones nos permiten entender mejor el sistema climático. También se ha avanzado en los fundamentos científicos de la "atribución", es decir, la labor de establecer si un determinado fenómeno meteorológico extremo está vinculado al cambio climático de origen humano o a la variabilidad natural del clima.

El fenómeno El Niño, de gran fuerza pero que ya se ha disipado, contribuyó a las elevadas temperaturas registradas hasta el momento en 2016. No obstante, la causa fundamental del calentamiento global siguen siendo los gases de efecto invernadero que se vierten a la atmósfera de resultas de la actividad humana.

El aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera a raíz de la actividad humana se ha acentuado este año a causa de El Niño, según un equipo de climatólogos dirigido por la Oficina Meteorológica de Reino Unido, en un artículo científico publicado en la revista Nature Climate Change en su número del lunes. Como resultado de ello, 2016 será el primer año en que se registren concentraciones superiores a las 400 partes por millón (ppm) a lo largo de todo el año en el icónico registro de CO2 de Mauna Loa.

Richard Betts, del Centro Hadley de la Oficina Meteorológica de Reino Unido y la Universidad de Exeter, es el autor principal del artículo, y declaró: "La concentración de CO2 en la atmósfera aumenta cada año debido a las emisiones de origen humano, pero este año se ha visto impulsada además por el reciente episodio de El Niño, que ha calentado y secado los ecosistemas tropicales, reduciendo su capacidad de absorción del carbono, y agravando los incendios forestales. Dado que las emisiones de origen humano son hoy en día un 25% superiores a las registradas durante el último episodio intenso de El Niño, en 1997/1998, el resultado es un aumento récord del CO2 este año."

Reporte de la OMM