Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La UNESCO en México y la CNDH firman una carta de intención para la promoción y el desarrollo de los derechos culturales

Foto: UNESCO México
UNESCO México CNDH firma
(28 de septiembre de 2016). Defensores de la protección, promoción y salvaguarda de los derechos humanos, la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) sumaron esfuerzos para impulsar distintas iniciativas en al ámbito de los derechos culturales como habilitadores esenciales en el ejercicio efectivo de los demás derechos humanos.

Luis Raúl González Pérez, Presidente de la CNDH, y Nuria Sanz, Directora y Representante de la UNESCO en México, firmaron este miércoles una carta de intención que permitirá desarrollar iniciativas conjuntas que permitirán delinear directrices, establecer recomendaciones y comparar marcos conceptuales y técnicos internacionales para la definición de políticas públicas en materia de derechos culturales. Asimismo, la carta brindará los puntos básicos esenciales para el diseño de metodologías que contribuyan al fortalecimiento de las capacidades institucionales en materia de derechos culturales.

En palabras de la Relatora Especial de la ONU para los derechos culturales, Karima Bennoue, estos derechos protegen los demás derechos de las personas, tanto individualmente como en comunidad, y contribuyen a expresar y a desarrollar su visión del mundo y el significado que dan a su existencia a partir de valores, creencias, convicciones, idiomas, conocimientos y artes. Además, el ejercicio de los derechos culturales es garante de la salvaguarda del patrimonio cultural y asegura el fomento de la diversidad cultural.

En mayo de 2007, la UNESCO reunió al denominado Grupo de Friburgo, que definió y enumeró los derechos culturales en la llamada Declaración de Friburgo, donde se explicita que estos derechos son esenciales para la dignidad humana y parte fundamental de los derechos humanos. El documento subraya la necesidad de una implementación de los mismos según los principios de universalidad, indivisibilidad e interdependencia. Asimismo, en la Declaración sobre la Diversidad Cultural de 2002, la UNESCO estableció que "nadie puede invocar la diversidad cultural para vulnerar los derechos humanos garantizados por el derecho internacional, ni limitar su alcance".

Los esfuerzos de cooperación entre la UNESCO en México y la CNDH se enmarcan en los trabajos de implementación en México de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los cuales hacen constante referencia a los derechos humanos, que integran sus principios transversales.

La carta de intención permitirá, entre varios puntos, la celebración de congresos, seminarios, coloquios, simposios, conferencias, foros bilaterales o multilaterales, que permitan alcanzar los fines propuestos por ambas partes, en colaboración con instituciones mexicanas. Este acuerdo permitirá además desarrollar actividades de investigación conjuntas, así como fomentar talleres de capacitación técnica para impulsar el respeto y el ejercicio de la diversidad cultural.