Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La labor de los defensores de derechos humanos es fundamental para la democracia de los países

Foto: CINU México/Pierre-Marc René
Foro DH (13 de enero de 2017).- La labor que desempeñan las personas defensoras de los derechos humanos es vital para robustecer la democracia de los países, afirmó el relator especial de la ONU en la materia, Michel Forst.

Al participar en el Foro Internacional "Personas defensoras de derechos humanos, retos y experiencias, organizado en México por la Oficina de ONU-DH en este país y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Frost dijo estar preocupado por la agresión contra los defensores de derechos humanos.

"Me preocupa que se agreden a defensores de los derechos humanos. Olvidamos que estas personas sacrifican a veces hasta su propia vida para que gocemos de nuestros propios derechos", señaló.

"Muchas veces nos olvidamos de todo lo que le debemos a estas personas, pero derechos que disfrutamos hoy como el derecho al voto, el derecho a poder manifestar pacíficamente en la calle, el derecho de poder descansar, a tener vacaciones, son el resultado de una lucha llevada, a veces durante décadas, por defensores de derechos humanos", recordó Forst.

"Todos y todas tenemos la responsabilidad de proteger a estas personas. Los Estados deben reconocer el proteger a las personas defensoras de los derechos humanos, deben investigar los ataques que sufren los defensores, deben garantizar su labor en las mejores condiciones y permitir su participación en las decisiones que afectan el pleno disfrute de los derechos humanos", agregó.

En el evento se reconoció la importancia de la labor de estas personas para la protección de los derechos humanos de los ciudadanos.

También se destacó la importancia de proteger a los defensores y defensoras de derechos humanos ante agresiones que buscan silenciar o inhibir el accionar de estas personas.

Jan Jarab, Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, señaló que "las y los defensores denuncian con valentía las injusticias, exigen que se pongan fin e investiguen los abusos y que se erradique la discriminación en todas sus formas".

"Su papel debe ser entendido como custodios y promotores de la democracia y del Estado de derecho. Lamentablemente, ejercer este rol en nuestros tiempos sigue representando un alto riesgo para los defensores quienes pueden sufrir detrimentos a sus derechos por defender los de los demás", agregó.

A su vez, José de Jesús Orozco, Relator sobre los derechos de los defensores de derechos humanos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) subrayó el hecho de que se han venido aumentando los obstáculos que enfrentan constantemente las personas defensoras de los derechos humanos en varios países de América Latina y el Caribe, como asesinatos, desapariciones forzadas, agresiones, amenazas, hostigamientos y criminalización de sus labores de defensa de los derechos humanos, entre otros.

"La CIDH recomendó a los Estados diseñar una política global o integral de protección a las defensoras y defensores de los derechos humanos. Para cuya implementación, los Estados deben abstenerse de imponer obstáculos que dificulten la labor de estas personas, adoptar políticas públicas y normativas que permitan su libre actuación, protegerlos contra amenazas y riesgos a su vida e integridad personal, así como investigar con la debida diligencia las violaciones cometidas en contra de sus derechos y sancionar a los responsables", expuso.

Luis Raul González Pérez, Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), comentó que "la defensa y promoción de los derechos humanos es algo que nos interesa e incumbe a todas y todos".

Indicó que los retos que esta labor significa pasan desde promover un mayor conocimiento público y apoyo al trabajo de los defensores; por evitar que su trabajo sea criminalizado, enfrente restricciones o sea difamado; por dar garantías reales a su labor y generar un entorno seguro con condiciones propicias para su desarrollo; hasta reconocer el papel que tienen para la consolidación de la convivencia pacífica, el Estado de derecho y el respeto a la dignidad humana en el país.

La CNDH, en su Recomendación General número 25 "Sobre agravios a personas defensoras de derechos humanos", aprobada por el Consejo Consultivo del Organismo Nacional hace menos de un año, instó a diversas autoridades federales y estatales a realizar una campaña pública permanente en materia de reconocimiento y no estigmatización del trabajo de las personas defensoras de derechos humanos.

Asimismo, González Pérez hizo un llamado a las autoridades a respetar los derechos de las y los defensores durante el ejercicio de sus actividades, a efecto de sensibilizar a la población en general y especialmente a los servidores públicos. El conocimiento, la promoción y protección del trabajo de las y los defensores debe ser uno de los puntos principales de la agenda de derechos humanos en nuestro país.