Saltar a contenido
Información para: Medios Jóvenes Investigadores Sociedad Civil Empresas
 

La FAO apoyará a Bolivia en la obtención de recursos del Fondo Verde para proyectos de agua

Foto: FAO/Alessandra Benedetti
unnamed (19).jpg (16 de febrero de 2017).- El Director General de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, y el Presidente de Bolivia, Evo Morales, acordaron presentar una solicitud de financiación al Fondo Verde para el Clima para combatir los efectos del cambio climático en ese país sudamericano.

En un comunicado publicado este jueves, la FAO anunció que apoyará a Bolivia en la solicitud de acceso a fondos de financiación para mejorar sus programas de agua para consumo y riego en las zonas más afectadas por la sequía prolongada que azota al país.

Asimismo, se presentará una propuesta técnica de financiación al Fondo Verde para el Clima para la obtención de 250 millones de dólares que permitirán al país adaptarse mejor a los efectos del cambio climático que afecta negativamente a la seguridad alimentaria y a los medios de vida de millones de personas.

"El proyecto con Bolivia constituye un claro ejemplo de acceso a recursos del Fondo Verde que servirá como modelo para movilizar recursos con otros países miembros en situaciones similares", señaló el Director General de la FAO.

Graziano da Silva destacó la importancia del fortalecimiento de la seguridad hídrica como componente social fundamental para aumentar la resiliencia de los pequeños agricultores y la necesidad de avanzar en la creación de mecanismos institucionales que permitan el control y evaluación de los fondos utilizados.

"Existe una enorme preocupación por la sequía y la falta de lluvia y hemos venido a ver con la FAO como el Fondo Verde puede ayudarnos a paliar este problema. Garantizar el agua y el riego para nuestros campesinos indígenas es equivalente a liberar a nuestras comunidades de la pobreza", afirmó el Presidente Morales.

La sequía como fenómeno recurrente en Bolivia

La sequía y escasez de agua se han convertido en un fenómeno recurrente en Bolivia en la última década y la situación es especialmente preocupante desde 2015, señaló la FAO.

Por su situación geográfica y diversidad paisajística, Bolivia sufre los efectos del cambio climático en forma de periodos secos más largos y recurrentes, lluvias cortas e intensas, y mayor frecuencia de granizadas y heladas. Esta situación se ve exacerbada por la situación de degradación de los recursos naturales.

La necesidad de dar respuestas a los efectos del cambio climático como las sequias prolongadas y la escasez de agua requiere poner a disposición de los países tecnologías agrícolas sociales e integrales adaptadas a los pequeños agricultores. La restitución de los ciclos hidrológicos locales es vital para garantizar fuentes de agua eficientes.

A través de estos proyectos, la FAO promueve el uso de este tipo de tecnologías para apoyar a los países a alcanzar sus compromisos en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.

Una vez aprobados, los fondos otorgados por el Fondo Verde para el Clima se canalizarán a través del programa nacional Mi Riego, destinado a hacer frente a los desafíos presentados por la escasez de agua en Bolivia.

La propuesta conjunta que en las próximas semanas se presentará al Fondo Verde ha sido elaborada por un grupo de trabajo formado por expertos de la FAO y representantes de los ministerios de Planificación del Desarrollo, Medioambiente y Agua de Bolivia tras la solicitud de apoyo del Presidente Morales al Director General de la FAO durante la última cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada en Punta Cana (República Dominicana).